Noticias En directo
Fichajes

El fichaje de Van De Beek abriría la puerta del Real Madrid a James Rodríguez

21:00 CEST 2/8/19
Donny van de Beek Ajax
El club blanco cerca al holandés ante el atasco por Pogba. El Atlético, a la espera de que el Real Madrid libere al colombiano, es el mejor situado.

El Real Madrid está cerca de fichar a Donny Van de Beek. Un jugador al que el club blanco seguía de cerca desde hacía tiempo, que no ha desaparecido nunca del radar merengue, y que es el mediocampista al que llevan todos los caminos a día de hoy en el presente mercado de fichajes. Según desvelaba Marca este viernes, el entendimiento con el jugador es total. Pero es más, según ha podido confirmar Goal, el acuerdo con el Ajax está muy cercano también: las diferencias económicas entre ambos clubes bailan a día de hoy en una horquilla de apenas cinco millones de euros. El club holandés quiere ingresar 60 ‘kilos’ y el Real Madrid llega hasta los 55 millones.

El historial que precede al Ajax habla de un club vendedor y, además, de un club negociador. El Barcelona lo comprobó de primera mano este mismo invierno con la operación por De Jong. Y pese a la salida mismamente del mediocampista y de De Ligt, a lo largo del verano ha podido mantener a varias de sus figuras. Lo que invita a pensar que bien incluyendo alguna cantidad en conceptos variables, bien jugando con los plazos de los pagos, o bien con alguna otra cláusula particular entre clubes, el traspaso entre Madrid y Ajax por Van De Beek podría llegar a buen puerto próximamente con relativa facilidad si no aparecen mayores obstáculos de por medio.

No te pierdas a Mou, CR7 y Neymar, The Making Of, en exclusiva por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

Así las cosas, es una operación que está ya bastante madura, hasta el punto de que al propio Van De Beek no le dolió prendas reconocer públicamente este viernes que había un interés latente. Un interés que ha sido alimentado en las últimas fechas por múltiples factores confluyentes. Uno de ellos es el atasco en el traspaso por Pogba. Tal y como Goal publicó a principios de esta semana, el francés se encuentra en un laberinto. Y es que el Manchester United se niega a venderle. Y no es ya cuestión de que pueda poner un precio de salida desorbitado para ahuyentar al Real Madrid, sino que, a día de hoy, directamente no está haciendo ningún movimiento al respecto para el traspaso del galo: Solskjaer se lo quiere quedar en su plantilla, el United no necesita vender por motivos económicos (y espera sacar una buena cantidad por Lukaku para compensar la llegada de Maguire), y ni siquiera los traspasos de Paulo Dybala o Milinkovic-Savic están tan cercanos para la entidad de Old Trafford como para pensar que el United le está buscando realmente un reemplazo inmediato a Pogba. De manera que, visto el muro que han instalado los ‘red devils’ entre el Real Madrid y el campeón del mundo, al menos con Van de Beek las espaldas merengues están bien cubiertas.

Y es que es algo imperativo. He aquí otro de los motivos que han empujado definitivamente la operación por el medio holandés. Pues los cinco amistosos de lo que va de pretemporada han evidenciado el agujero que tiene Zidane en la medular. Y es cierto que han faltado tanto Casemiro como Fede Valverde, dos jugadores insustituibles en la plantilla por su especifidad como pivotes de mucho recorrido. Pero es que el rendimiento del resto de mediocampistas ha estado bastante por debajo de lo esperado. Hablamos de Kroos, Modric e Isco. Lo que, unido a las salidas de Llorente, Ceballos, Kovacic y Odegaard, ha dejado la línea de centrocampistas completamente seca. Por rendimiento, y también por número. La negativa del United a negociar por Pogba no puede ser excusa para que el Real Madrid no refuerce su centro del campo, visto lo visto. Por ello es por lo que parece también Van De Beek ahora, que además de lo mencionado, también aporta gol –que es otra de las asignaturas que preocupan en el Real Madrid-. Diecisiete goles y trece asistencias le contemplan sólo durante la temporada pasada. Un auténtico tesoro en el equipo blanco actualmente: con esos mismos números habría sido el segundo máximo del Real Madrid este curso, ni más ni menos.

LA LLEGADA DE VAN DE BEEK DESBLOQUEA LA SALIDA DE JAMES

Y por si no fuera suficiente, en esa ecuación entra además en juego otro nombre que no estaba entre los nueve mediocampistas blancos mencionados anteriormente: James Rodríguez. Pese a que se incorporó a los entrenamientos con el resto del equipo este lunes, y a que algunas informaciones a principio de semana apuntaban a que se quedaría toda esta temporada en el Real Madrid, Goal ha podido comprobar que la intención del club sigue siendo la de traspasar al colombiano. Cuando Zidane el martes dijo en la rueda de prensa de la Audi Cup que no sabía cuál sería el futuro de James, de hecho estaba desarmando esos rumores de que se había pactado contar de nuevo con él.

La situación con el cafetero sigue pasando por un traspaso, como decíamos. Aunque se haya incorporado a la pretemporada, sigue sin contar para el técnico madridista. Y sigue siendo uno de los jugadores por los que más dinero puede recaudar el Real Madrid. De hecho, especialmente ahora que el traspaso de Gareth Bale está atascado, hay jugadores como James y Mariano cuyas salidas se convierten prácticamente en imperativas. A día de hoy, según ha podido saber Goal, el quid para el traspaso de James pasa por dos factores: que el Real Madrid haga un fichaje antes de venderle para amortiguar así el impacto de su salida en mitad de esta mala racha de resultados, y ahí es donde interviene Van De Beek; y segundo, que recaude esos 42-50 millones de euros que pretende, y que servirían para financiar el traspaso del holandés del Ajax, y ahí el que tendría la llave sería el Atlético de Madrid, visto que el Nápoles sigue resistiéndose a hacer una oferta al Real Madrid más allá de la cesión. En el club rojiblanco siempre fueron optimistas con que acabarían encontrando una vía para hacerse con el colombiano.

Las piezas encajan. Y el puzzle puede quedar resuelto más pronto que tarde. Pogba, Van De Beek y James componen un triángulo de amor algo bizarro (como el grupo de música) que puede satisfacer a todas las partes implicadas, visto que el romance entre Zidane y Pogba se ha convertido en un amor imposible.