Noticias En directo
Boca Juniors

El día que Tevez revolucionó Boca

20:00 CEST 13/7/17
Carlos Tevez La Bombonera Buenos Aires Boca Juniors 13072015
Hace dos años, Carlitos reventaba La Bombonera en su presentación. Del "dinero no compra la felicidad" a su salida a China, 15 meses después. ¿Vuelve?

Quienes estuvieron en La Bombonera aquel 13 de julio de 2015 aseguran que había mucha más gente que en un Superclásico o que en alguna final de Copa Libertadores. Más tarde, se estimó que eran alrededor de 50 mil los hinchas que corrían por los pasillos de un estadio que, como pocas veces antes, estaba completamente abierto para recibir el ansiado regreso del ídolo. "Se nos fue de las manos, esperábamos, como mucho, seis mil u ocho mil personas", reconocieron los dirigentes, horas más tarde.

La vuelta de Carlos Tevez a Boca fue una operación que Daniel Angelici gestó casi desde el momento en que asumió la presidencia del club. El primer guiño fue cuando el Apache presentó en sociedad las obras en el flamante predio de Ezeiza y, a partir de allí, formaron una estrecha relación. Ese vínculo facilitó la llegada de, acaso, el mejor jugador de Juventus de aquella temporada: venía de disputar la final de la Champions League y de ganar la Copa Italia y la Serie A. Una negociación que hubiese sido imposible en condiciones normales, ya que en ese momento ya contaba con ofertas de China y de otros gigantes europeos.

"El dinero no compra la felicidad", llegó a decir Carlitos en la conferencia de prensa previa a su presentación oficial en el campo de juego. Su vuelta parecía su última parada antes del retiro a pesar de su edad, pero apenas 15 meses después de aquel histórico regreso, decidió partir detrás de los millones y la tranquilidad que le ofrecía Shanghai Shenhua. Detrás suyo, dejó dos títulos y una semifinal de Copa Libertadores, entre otras perlitas.

La obsesión de la dirigencia, ahora, es que vuelva a volver. Sacarlo de Asia parece tan imposible como sacarlo de Europa hace dos años. "La cláusula es pagable. Creo que se puede dar en diciembre", ilusionó Angelici. "Si lo quieren, lo van a tener que pagar", desafió Poyet. La relación con los hinchas, eso sí, ya no es la misma. Esta vez, no habrá recibimiento ante decenas de miles de almas en el estadio. ¿Se retirará con la camiseta del Xeneize o lo hará en un fútbol en el que no tiene presiones, pero tampoco grandes reconocimientos?