Noticias En directo
Eliminatorias Mundial Sudamérica

El chico al que Holan comparó con Kroos y Xabi Alonso

23:04 CEST 19/5/17
Guido Rodríguez
Guido Rodríguez es uno de los tapados de Sampaoli para la lista. De River a Defensa y Justicia hasta México. Un cinco elegante.

Ariel Holan lo llevó a un cuartito que tenía un monitor. La prueba no era de talento. En los pies, ya tenía todo lo que tenía que tener. Pero ahora había que medir si la inteligencia que el chico de 22 años mostraba sobre el césped se sostenía de la misma manera en su capacidad para ser esponja. El entrenador, armado conceptualmente en el hockey, quería mostrar algunas jugadas específicas para mejorar. Pero también para medir su grado de atención. Entonces, puso play y delante aparecieron algunos detalles de Sergio Busquets. El pibe miró con atención y escuchó detalladamente las cosas que había que incorporar. Seis meses después, cuando Guido Rodríguez dejó Defensa y Justicia para irse a jugar al Tijuana de México, el actual entrenador de Independiente lamentó de esta manera su partida: "Va a ser muy difícil reemplazarlo. Yo lo pongo a la altura de Xabi Alonso, Busquets, Toni Kroos".

Rodríguez está entre los cinco volantes centrales con mejor cantidad de pases dados en la liga mexicana. Su equipo, dirigido por el Piojo Herrera, exentrenador de la Selección de México, está en las semifinales del torneo. Su rival es Tigres de México, donde juega Guido Pizarro, el mejor pasador de pelota del campeonato. Pero Rodríguez ha sorprendido. A los 23 años, se volvió la manija del equipo. Herrera dejará el equipo al final del campeonato para irse a dirigir al América: el joven volante central -dicen los medios- migrará, con el técnico, al club del Estadio Azteca.

Fue Ramón Díaz el que lo incorporó al plantel profesional de River. Lo hizo jugar, por primera vez, en un amistoso contra la Selección provincial de San Luis. Su cambio pareció ser un mensaje de estilo: lo hicieron ingresar por el Lobo Ledesma, un volante con su estilo. Porque Rodríguez es de los elegantes, más allá de que admita que, desde chico, miraba fascinado a Javier Mascherano. Pisador de pelota, pasador de lujo, Marcelo Gallardo, que lo incorporó en lugar de Leonardo Ponzio, le precisió una función: "Me dijo que quería que llevara al equipo a una presión bien arriba".

A Rodríguez le tocó convivir con tres volantes centrales de River que lo obligaron a marginarse. Ledesma, Ponzio y Matías Kranevitter fueron para él un impedimento. Noble. Porque de ellos aprendió mucho, aunque lo obligaron a salir rumbo a Defensa y Justicia, donde Holan lo pedía, sabiendo que el juvenil podía darle muchísimo. Alcanzaron apenas seis meses para que lo llevaran a México y para que su carrera arrancara hacia arriba.

Su tremendo torneo lo llevó a estar en la mira de Jorge Sampaoli, que empezó a mirarlo mucho antes de saber que sería el entrenador de la Selección. Será el suplente de Banega. En una época en que a Argentina le faltaban volantes centrales, aparece como una gran opción de primer pase y ubicación para un equipo que jugará lo más adelante posible.