Noticias En directo
Barcelona

El Barcelona lo tiene claro: Lautaro ya es un objetivo prioritario

12:53 CET 11/12/19
Lautaro Martinez Inter 2019-20
El club azulgrana volvió a quedar prendado del despliegue físico, técnico y moral del argentino, que ya es el gran objeto del próximo verano.


MERCADO

El Barcelona lo tiene claro: Lautaro Martínez ya es un objetivo prioritario después de que el club azulgrana volviera a quedar prendado, esta vez en San Siro, del partido que cuajó el argentino a pesar de la derrota de su equipo. El club azulgrana valora el despliegue físico, la irreprochable actitud que muestra en cada intervención y su amplio repertorio de gestos técnicos, los cuales ya le permitieron ver puerta en el Camp Nou a pesar de quedarse sin marcar en San Siro.

Lautaro es un jugador al que el Barcelona sigue desde que despuntaba en Racing de Avellaneda pero no fue hasta la visita del Inter al Camp Nou en octubre cuando el club catalán activó el dispositivo para vestirle de azulgrana el próximo verano hasta el punto de que actualmente es el objetivo número uno del club por delante incluso de Neymar Da Silva, por el que Josep Maria Bartomeu volverá a la carga en verano en una operación que en ningún caso debe comprometer la incorporación del argentino.

Su cláusula de rescisión es de 110 millones de euros y el Inter ya trabaja para mejorarle el sueldo y subirle el precio ante la cantada oferta del Barcelona, que todavía no se ha producido a pesar de que ha habido contactos en el reciente viaje de la expedición barcelonista a Milán. Los dirigentes nerazzurri apelan a la cláusula del jugador y pretenden aumentarla un poco más aunque no está del todo claro que Lautaro esté por la labor.

A sus veintidós años, lleva un año y medio en el fútbol europeo y el próximo verano puede ser un buen momento para dar el salto a uno de los equipos más fuertes del panorama internacional, que le quiere para ser titular junto a un Leo Messi con el que ya han compartido minutos en la selección argentina. Hasta Luis Suárez bendice su llegada y esto, en un club tan dado a la discrepancia como el Barcelona, no es poca cosa. Lautaro, de momento, se ha ganado el respeto unánime de los ejecutivos barcelonistas. De ellos dependerá verle en el Camp Nou en verano porque la ofensiva se producirá con toda seguridad y, de hecho, ya han empezado los primeros movimientos.