Noticias En directo
Opinión

El Barcelona devora la Liga

23:28 CEST 23/4/19
Luis Suarez, Carles Alena, Barcelona
Un Barcelona sin Messi en el once no da opción al Alavés y se pone la Liga a tiro: puede ser campeón en cuestión de horas.


EDITORIAL

No se le escapará el título al Barcelona, que ya es virtual campeón de Liga -y puede serlo el miércoles de facto en caso de que el Atlético pierda ante el Valencia- y hasta Ernesto Valverde empieza a asumir su segundo campeonato al frente del cuadro azulgrana. Tanto es así que el 'txingurri', poco amigo de la improvisación y de los cabos sueltos, dejó en casa a uno de sus apagafuegos favoritos, Ivan Rakitic, y al mismísimo Leo Messi en el banquillo, además de otros titulares de peso como Jordi Alba, Arthur Melo y Clément Lenglet. Y el Barcelona volvió a hacer lo que debía: ganar, ganar y ganar.

El cuadro azulgrana se desplaza como un transatlántico en el tramo final de la temporada, cuando no ha fallado en ninguno de los partidos en los que ha tenido que dar el do de pecho jugara quien jugara. Valverde ha hecho de la necesidad -unas rotaciones que den un punto de tregua al castigado once titular- una virtud -que los suplentes dén un paso al frente- y en Vitoria fue Carles Aleñá, aupado por una intachable motivación y un más que respetable criterio al volante del equipo, quien lideró la victoria e incluso se permitió el lujo de abrir el marcador tras una magnífica combinación con Luis Suárez y Sergi Roberto que culminó él mismo al inicio del segundo tiempo.

Hasta entonces el Barcelona había dominado a placer, alcanzando cotas de posesión superiores al ochenta por ciento, y siguió haciéndolo tras el gol. Luis Suárez no tardaría en apuntarse el segundo después de que el VAR concediera penal tras unas claras manos de Tomás Pina dentro del área alavesa que ni siquiera protestaron inicialmente los jugadores del Barcelona, pero apareció la tecnología para apuntalar -con justicia- otra victoria que acerca de forma definitiva al club catalán al título y permite a Valverde ir haciendo rotaciones.

Solo le faltan tres puntos al Barcelona así que es hora de que sean los suplentes los que rematen la faena, porque la Liga ya está servida y el Barcelona la ha engullido prácticamente sin saborearla así que con casi toda probabilidad el once que el próximo sábado reciba al Levante estará plagado de jugadores menos habituales porque a la vuelta de la esquina aguarda el Liverpool subcampeón de Europa y ese es el plato fuerte esta temporada. Dejen espacio en el estómago.