¡50 goles de cabeza! El arte de cabecear de Sergio Ramos

Comentarios()
Getty
El jugador andaluz alcanza dicha cifra redonda en su carrera deportiva en el Real Madrid.

Sergio Ramos ha vuelto a ser determinante con un testarazo para el Real Madrid. El sevillano no solo se ha revelado en un auténtico especialista sino que posiblemente se ha convertido en el mejor cabeceador de la historia del club blanco, donde han pasado auténticos referentes en este arte como Di Stéfano, Santillana, Zamorano, Morientes o el propio Cristiano Ronaldo.

Todas las noticias sobre el Real Madrid

El artículo sigue a continuación

La clave de los goles de Ramos es un cóctel de varios elementos. De primeras, su poderoso salto que aprovecha la sutileza de grandes pasadores como Kroos, Carvajal, Asensio y Modric en los golpeos desde la esquina o el lateral. Después está el estudioso análisis que realiza desde hace un tiempo el Real Madrid con las pantallas que ofrecen los compañeros, encargados de facilitar la llegada de Ramos y bloqueando, como si se tratara de baloncesto, al marcador que persigue al '4' blanco. Papel que muchas veces ejerce Casemiro en la sombra, colaborando en la ejecución.

Finalmente aparece Ramos con su llegada en carrera desde atrás hacia el primer palo o al centro del área, aprovechando su potencia en el salto y el espacio que le han abierto sus compañeros, brincando e imprimiendo la fuerza necesaria para cruzar el cuero o situarlo por encima del cancerbero con un certero movimiento de cuello. Así ha ejecutado mayoritariamente Ramos en sus 50 dianas con la cabeza con el Real Madrid en su trayectoria en todas las competiciones. Evidenciando su condición de especialista en el juego aéreo. 

Y es que el sevillano se ha transformado con los años en algo más que un central. El futbolista andaluz ya tiene números propios en ataque propios de centrocampista e incluso de delantero. Pero no solo es la cantidad de tantos acumulados, sino en qué momento llegan: como antesala de un título, para rescatar al equipo de un posible naufragio o para certificar una victoria.

Cerrar