Del sueño a la realidad: los pedidos de Guillermo a Angelici

Comentarios()
Alejandro Pagni/AFP
El Mellizo se reunió con el presidente para hablar de continuidades y refuerzos concretos. Silva, Centurión, Goltz y Pizarro, las prioridades.

A lo largo de las últimas semanas del campeonato, Boca adquirió una postura clara en cuanto al mercado de pases: hasta que no terminara el torneo, no iba a abrir los canales de diálogo por ninguna transferencia. Es por eso que, apenas 24 horas después de consagrarse, los nombres empezaron a llegar sin filtro: desde Ángel Correa y Gary Medel hasta la continuidad de Andrés Chávez y Cubas, la dirigencia y el cuerpo técnico navegan entre el sueño del equipo ideal y aquello que el mercado les permite.

Es por eso que la reunión que mantuvieron Guillermo Barros Schelotto y Daniel Angelici el pasado lunes tuvo como primer fundamento tácito el realismo. Más allá de algún intento por el defensor chileno, la única certeza con la que podrá contar el Mellizo, al menos para el próximo semestre, es que el presidente irá a fondo por aquellos futbolistas que le marcó como prioridad.

Lo primero que quiere resolver el DT es la última línea. La llegada de Paolo Goltz es inminente y esa fue la primera promesa que le hizo el Tano. El club desembolsará dos millones de dólares -su cláusula de rescisión en América- y el ex-Lanús optará por volver a ser digido por la dupla técnica que lo llevó a ser uno de los mejores centrales de Argentina. La otra exigencia fue que Jonathan Silva, quien llega al final de su segundo préstamo en la institución como titular por sobre Frank Fabra -puede ser vendido a Europa-, siga como sea para disputar la Copa Libertadores 2018. Así, evalúan comprarlo, pero antes habrá que negociar con Sporting Lisboa.

Del medio para arriba, las cosas están más claras. Guido Pizarro es el gran apuntado por los Barros Schelotto para ocupar el lugar que dejó Rodrigo Bentancur y que, por lesión, tampoco será de Sebastián Pérez. El Conde es una debilidad del entrenador y ya lo piensa en su once titular. Angelici prepara la oferta para convencerlo: deberá poner, al menos, 6 millones de dólares y su pase se hará si acepta las condiciones del contrato.

El artículo sigue a continuación

El último pedido fue por Ricardo Centurión y aquí fue el único caso en el que el directivo no dio el brazo a torcer y marcó condiciones. El Melli fue claro: desde lo deportivo, no vio nada fuera de lugar en la conducta del '10' y lo considera fundamental para el funcionamiento del equipo, pero el club no pagará los seis millones que exige Sao Paulo por él. Aquí, el Xeneize corre con dos ventajas: una, que Rogerio Ceni no lo tiene en cuenta y, dos, que necesita liberar un cupo de extranjeros. Bajo esas dos necesidades, habrá lugar para la negociación, aunque, según medios brasileños, los paulistas solo piensan en venderlo y no en volver a prestarlo.

La llegada de cualquier otro refuerzo estará directamente atada a las salidas. Gino Peruzzi -en los planes de los Mellizos- es uno que puede emigrar y Guillermo advirtió que, si eso ocurre, necesitará un reemplazo. Lo mismo con Cristian Pavón, en caso de que se concrete su millonario pase. Por ahora, Boca elige ser realista y apuntar sus cañones a donde sabe que puede ganar. Pero soñar... Soñar no cuesta nada.

Cerrar