Del Bosque, en Goal: "No veremos otro Iniesta pero estaremos cerca de volver a ganar"

Vicente del Bosque World Cup Draw
Getty
El entrenador que hizo campeona del mundo a 'la roja' repasa en Goal tamaña gesta el día que se cumplen diez años de la final ante Holanda.


ENTREVISTA EXCLUSIVA

Vicente Del Bosque (Salamanca, 1950) está de exclusiva celebración pero a él casi que le da igual. A pesar de haber sido el artífice del mayor éxito que jamás ha logrado la selección española, la victoria en el Mundial que el sábado cumple diez años, sigue viviendo exactamente igual que lo hacía antes de convertirse en el único entrenador español capaz de levantar la Copa del Mundo según reconoce en esta entrevista a Goal en la que repasa todos los pasos que llevaron a la roja hasta la más alta de las muchas cotas que holló y donde incluso desvela cosas que pasaron después y que nunca antes fueron reveladas. Eso sí, que no le quiten lo bailao.

¿Tiene previsto hacer algo especial el sábado?

"Soy consciente de que es una fecha muy especial para mucha gente pero la verdad es que no tenemos nada previsto al respecto para ese día".

¿Se envían mensajes entre los integrantes de aquel equipo recordando la gesta?

"Tengo buena relación con todos y lo que hicimos es para toda la vida pero tampoco soy de estar todo el día con eso. Si les veo me alegro mucho de verlos, son unos héroes y les tengo un gran aprecio pero no tenemos relación diaria, hoy en día".

Echando la mirada atrás, ¿se da cuenta de lo gordo que es lo que lograron?

"Todos éramos conscientes entonces de lo que nos estábamos jugando, era nuestra profesión y logramos un hecho histórico. En cien años en el fútbol español nunca nos habíamos acercado a los títulos de esta forma, ganamos tres seguidos con un Mundial de por medio, fue un hecho histórico y me alegra especialmente por el fútbol, que no siempre ha tenido la estima de los últimos años. Y esto se agradece".

¿Cuál era su pensamiento antes de la Copa del Mundo?

"Ganamos los diez partidos de la fase de clasificación y teníamos esperanzas de hacer un buen Mundial pero ser campeones del mundo son palabras mayores. Hicimos algunas cosas bien y me doy cuenta de ello viendo los partidos de nuevo con el paso de los años. Fuimos un equipo muy competitivo y no éramos un rival fácil para ningún contrario pero no hay mal en decir que también tuvimos algo de suerte. Se dieron una serie de circunstancias y la mala suerte la sufrimos el primer día ante Suiza. En lo demás nos ayudó la fortuna".

"Me alegra especialmente por nuestro fútbol, que no siempre ha tenido la estima de los últimos años"

El equipo ya estaba en la senda del éxito tras la Euro 2008 pero mantenerse a menudo es más difícil que llegar. ¿Temió que cambiar piezas tan importantes como Senna por Busquets pudiera desestabilizar al equipo?

"Podía haber ocurrido, sí. Tuvimos que gestionar una transición o una herencia positiva y lo hicimos pensando en buscar soluciones, intentando hacer todo lo que podemos. Es verdad que por el camino se quedaron algunos, con todo nuestro dolor, pero entraron otros que no habían estado nunca, como Gerard (Piqué), Sergio (Busquets), Javi (Martínez) o Juan (Mata). Hubo un treinta por ciento de jugadores que se incorporaban pero eso es algo natural en una selección".

Otro que era nuevo era Piqué. Hace poco dijo que haber jugado en Sudáfrica, lo cual puso a la selección en contacto con zonas socialmente muy deprimidas, influyó muy positivamente a la hora de relativizar la presión que sentían. 

"Somos conscientes de lo que vivimos. Es más, el sitio en el que estuvimos concentrados era austero, sin grandes lujos, era una especie de residencia como la que puede hospedar a cualquier estudiante. Son cosas que parece que no son importantes pero el detalle de estar en un sitio como ese fue bueno para la selección".

Las cosas no empezaron bien. ¿Cómo gestionó la situación tras perder ante Suiza en el partido inaugural?

"Siempre pensamos que no queríamos dar un bandazo en absoluto. Al contrario, queríamos apoyarnos en lo que nos había llevado hasta allí, seguir por el mismo camino y mantenernos en la misma ruta, confiar en nuestro estilo y en nuestros jugadores porque claro, si dices una cosa y luego haces otra las cosas no se entienden. Para nosotros el discurso fue paralelo a nuestros actos y el once de Suiza, que perdimos, fue prácticamente el mismo que ante Honduras. Era una plantilla de veintitrés y podíamos haber hecho más cambios pero optamos por confiar en lo que nos había llevado hasta allí".

Spain Netherlands World Cup 2010

Luego vinieron las victorias ante Honduras y Chile. ¿Por qué le costó arrancar a la selección?

"No es ninguna justificación pero no sé si Suiza fue mejor que nosotros, fue un partido igualado que creo que pudimos ganar pero el caso es que perdimos y hay que admitir la derrota como parte del juego y nada más. Después teníamos por delante el reto de ser campeones, que era muy difícil porque había que ganar seis partidos pero no era algo inaccesible".

¿En algún momento hubo la sensación de que se podía desaprovechar una oportunidad histórica, no tanto de ganar sino de superar los cuartos de final?

"Claro. Tuvimos partidos muy igualados en casi todos los casos pero nos mostramos como un equipo muy competitivo en todos los sentidos. Supimos defender, supimos controlar el juego... Quizá no teníamos mucha profundidad pero en un torneo de esta índole creo que lo que hicimos estuvo bien. Sí, lo hicimos bien".

En octavos se cargan a Portugal. ¿Es allí cuando hicieron el clic y pensaron que de Sudáfrica se salía en volandas o con los pies por delante?

"Fue un triunfo que nos dio confianza y optimismo, en efecto. Pero lo pasamos muy mal ante Paraguay y eso hay que tenerlo siempre presente. Fueron un equipo muy difícil que no nos dejó controlar el juego, que nos tuvo no digo a su merced pero sí fue un equipo muy complicado que pudo haberse puesto por delante en el marcador. No sabemos qué hubiera pasado entonces, es un hecho indemostrable especular con las consecuencias de si hubiera marcado Cardozo y no lo hubiera parado Iker, a lo mejor hubiéramos ganado con más facilidad. En esto del fútbol pasan cosas que no se dan en ningún otro sitio".

"No queríamos dar bandazos, aquel Mundial no nos pilló de pardillos"

¿Fue comparable la sensación de superar los cuartos con la de ganar el Mundial?

"Fueron unas emociones que aumentaban a medida que íbamos avanzando en la competición. Nuestro equipo era competitivo y conocedor del oficio, de lo que era el campeonato del mundo. Que no nos pilló de pardillos, vamos".

Luego Alemania, pero aquel día ganó España en un partido soberbio. ¿Aquel equipo ya era imparable?

"Imparable no porque las diferencias eran escasas pero controlamos bien a Alemania. Tengo la imagen de Kroos en un tiro desde fuera del área que paró Casillas y después creo que controlamos el juego y supimos hacerles daño. Fuimos superiores como indicaba el marcador".

Xabi Alonso Nigel De Jong

En la final dio la sensación que, por juego, España y Holanda se habían intercambiado los papeles. ¿Cómo recuerda la preparación para aquel último partido?

"Es posible que salieran así. No tanto por el entrenador, que luego tuvo un gesto con nosotros. A los seis meses vino a Madrid a saludarnos, casi a pedirnos perdón. Fue un caballero en todos los sentidos".

¿A pedir perdón?

"Se sintió un poco... no estaba del todo conforme. Nosotros respetábamos mucho a Holanda y su estilo de juego de toda la vida y al principio, en sus primeros pasos intentando destruir nuestro juego, tuvieron algunas cosas que no estuvieron bien pero tampoco somos quién para recriminarlo. Sí es verdad que en diciembre vino a hacernos una visita y a estar con nosotros un rato. Es un caballero, un tipo estupendo. Gestos así no los hace cualquiera, ese gesto lo valoramos mucho".

En la final ante Holanda tocó sufrir de todas las formas habidas. ¿Hubiera sido capaz de remontar el equipo si Casillas no sacaba aquel pie?

"Pues tampoco se sabe, como en lo de Paraguay. En todos los partidos siempre hay un momento delicado que dices, joder, igual sin esto habríamos palmado. Pero no podemos decir qué hubiera pasado. Es como cuando en el 116 cuando marcó Andrés, todo el mundo podía pensar que ya éramos campeones del mundo pero ni por un momento pensé que ya estaba hecho. Cuatro minutos en el fútbol dan para mucho y cabe esperar cualquier cosa. Por eso, en un sentido y en otro, para hacer deporte de élite hay que tener mucho cuidado".

"El entrenador holandés fue todo un caballero, vino a Madrid al cabo de unos meses casi a pedir perdón"

Aquel partido les convirtió a todos en grandes de España, a usted más que a nadie. ¿Cambió su vida de alguna forma aquel éxito?

"No, para nada. Sigo en lo mismo. Aguantamos otros dos campeonatos, un Europeo y un Mundial. Acabamos cuando creímos que teníamos que hacerlo y nos fuimos con la conciencia tranquila y la satisfacción de haber cumplido con la responsabilidad de cada uno. No tengo ninguna cosa pendiente ni más ambiciones de las que he podido disfrutar, he sido un afortunado toda la vida".

¿Cuánto cree que tardaremos en ver a España en otra final del Mundial?

"Creo que hay que ser optimistas. Tenemos buenos jugadores. No van a salir otro Iniesta, otro Xavi u otro Iker pero saldrán otros con otro estilo. Creo que nos aproximaremos a los primeros puestos en estos campeonatos".

El artículo sigue a continuación

A los próximos que lo intenten, ¿qué les aconsejaría?

"Que tengan la pasión que tuvieron los que ya la consiguieron. Esa pasión y ese entusiasmo, esa competitividad, esa formalidad, ese ser chavales majos y normales. En el deporte y en el fútbol hay que tener un poco de romanticismo".

Banner Telegram General

Cerrar