Noticias En directo
Vélez Sarsfield v Boca Juniors

Del amor al odio, de la lealtad a la traición: la historia de Mauro Zárate y Vélez

21:42 CET 10/11/19
Velez Boca Copa Superliga Mauro Zarate 120519
El delantero de Boca vuelve, una vez más, a la que supo ser su casa y donde fue declarado "persona no grata". ¿Qué pasó en el medio?

El 10 de enero del 2018 no era un día más para los hinchas de Vélez. Después de tres años y medio, uno de los hijos pródigos volvía a su casa, la única que decía tener, para ayudar al equipo en un momento complicado e impensado cinco años antes, cuando era campeón local y semifinalista de la Copa Libertadores. Por aquellos años y producto de malas campañas y crisis económica, el Fortín debía sumar para no tener problemas con el promedio. 22 meses se cumplen esta tarde desde aquella jornada y la historia de Mauro Zárate es totalmente diferente.

El José Amalfitani se había vestido de fiesta para recibirlo de nuevo con la camiseta de su corazón. Selfies con la hinchada, ovación y emoción. Pero después de seis meses, con 11 partidos y ocho goles, además del objetivo de la permanencia casi sin inconvenientes, una decisión provocó el mayor de los odios: plantó a la V, que había acordado comprarle su pase al Watford, para vestir la camiseta de Boca, con la supuesta promesa, jamás confirmada pero tampoco desmentida, de tener una chance en la Selección argentina. Nadie se lo perdonó, pero ni el más enojado de los fanáticos imaginó lo que vendría después. 

Quema de camisetas con la 9, amenazas a la familia y en el colegio de sus hijos, peleas con sus hermanos y excompañeros, promesas de clima bélico. Del otro lado, silencio. Casi con vergüenza, pero sin arrepentimiento. Hasta la serie de cuartos de final de la Copa Superliga, que ponía al Xeneize y al Fortín frente a frente. En la ida, jugada en el José Amalfitani, quedó para la historia el himno nacional silbado, tapado por los insultos. Pero todo explotaría en la revancha: partido cerrado, penales y Zárate que decide hacerse cargo del tercer remate. Gol y grito de cara a la tribuna que da al Riachuelo. La victoria fue de los de Alfaro y el festejo, desaforado. Hasta que lanzó "pasó el equipo grande". La frase fue la bomba atómica que arrasó con cualquier resabio de cariño y posibilidad de una reconciliación.

En Vélez se decidió declararlo "persona no grata" y se suspendió de su condición de socio. Mientras tanto, las respuestas de Mauro vía redes sociales era reafirmar su nuevo amor por Boca, vestir de azul y oro a sus hijos y hasta mostrar orgulloso su carnet de socio del Xeneize. Su pasado, enterrado. Pero cada tanto, por cuestiones profesionales, aparece en su horizonte.

Zárate vuelve a su exhogar. Donde fue ovacionado como a un héroe y donde fue y será insultado desde los cuatro costados, por una decisión que solo él conocerá las razones.