"De no ser futbolista, me habría gustado ser mujer de futbolista"

Comentarios()
Getty Images
El segundo entrenador del Atlético, Germán Burgos, dejó agunas frases irreverentes y reconoce que algún día quiere asumir todo el banquillo.

Germán "Mono" Burgos es el segundo entrenador del Atlético de Madrid y también un personaje peculiar que relaciona todo en su vida con el fútbol por eso explica que "de no ser futbolista, me habría gustado ser mujer de futbolista"

Todas las noticias del Atlético de Madrid

"Lo que mejor hago es el amor, ponélo eso por favor", comenta un ex portero que superó un cáncer y reconoce que no tuvo miedo en esas circunstancias: "Al contrario. Me escapé de la Clínica Cemtro, no terminé la recuperación, iba con el suero para arriba y para abajo. Uno de los pibes, por el pasillo, me dijo: «Te agradecería que fueras a ver a mi papá, le quedan horas, es del Atlético de Madrid, si le puedes decir algo». Fui, me senté con él, hablamos, en ese momento te sientes alguien", comenta a la revista Papel.

Su relación es tan especial como cinematográfica: "Yo creo que desde toda la vida. Estuvimos ocho años comiendo así como estoy comiendo con vos, juntos. En el Atlético de Madrid. Y de entrenador. Yo levanto la vista y ya sé lo que va a decir, por qué está preocupado. Y él conmigo igual. Es una simbiosis importante. El papel de primer y segundo entrenador es como esos dúos de las películas de éxito. Como Robert De Niro y Joe Pesci...".

Todas las noticias de LaLiga Santander

Además, el "Mono" Burgos reconoce que le gustaría entrenar al Atlético en solitario: "Invariablemente. Y, si se tiene que dar algún día, se van a dar las cosas naturalmente".

De hecho, el técnico reconoce que el club tiene algo que lo hace especial: "Hay muchas cosas, ¿viste? Para mí era como el Racing Club de Avellaneda. Un club grande que ha descendido, que ha sido intervenido, que ha sido campeón del mundo... Yo entendí lo que era el Atleti cuando estaba en Mallorca. Veo un partido Leganés-Atlético de Madrid. Primer año en Segunda. Y veo cómo la gente iba por Butarque como una riada increíble. Y se me puso la piel de gallina. Y yo mirando el televisor me decía: «Yo quiero jugar ahíiiii»... Nuestra afición alienta al equipo aunque pierda".

Cerrar