Cuando Busquets y Sergi Roberto pudieron ser del Real Madrid

Comentarios()
Getty Images
Manolo Romero, antiguo ojeador del Real Madrid en Catalunya, contó cómo fue que los mediocampistas del Barcelona casi fichan por el equipo capitalino.

Manolo Romero, antiguo ojeador del Real Madrid en Catalunya, ha revelado en Cadena SER Catalunya cómo Sergio Busquets y Sergi Roberto pudieron ser jugadores del Real Madrid.

"En el Madrid, Sergi Roberto ha gustado mucho pero desde que pasó lo de Figo, Barcelona y Madrid se respetan bastante", empezó diciendo Romero. Y agregó: "Nosotros hablamos con el padre de Sergi Roberto y la madre era más reacia a que el hijo fuera a vivir a Madrid. Con el padre había un acuerdo verbal y mantenemos muy buena relación".

ROBERTO YA ES UNO DE LOS GRANDES

Además, Romero opinó que "a Roberto le deberían dar un premio a la constancia, al esfuerzo y a la insistencia". "En sus primeros años no contaba para el entrenador y su padre me llamaba siempre para decirme que se quería ir. Yo lo decía: 'está entrenando con los mejores, del Barcelona se tiene que ir cuando lo echen'", sentenció.

El artículo sigue a continuación

"Nadie le ha regalado nada, ahora es fácil darle la palamada pero el mérito lo tuvo cuando no contaba, no jugaba y estaba fastidiado. Me decía el padre: 'se quiere ir'. Yo le decía: 'convéncele, está entrenando cada día con Messi y con los mejores. Dile que te lo he dicho yo'", reveló.

Por otro lado, Romero aseguró que "Sergio Busquets ha sido la mayor bronca que me he llevado. Solicitamos la prueba al Jabac Terrassa para que viniera a probar a Madrid. Enviamos un fax y me dijeron: 'no lo hagamos que vamos a levantar la liebre'. Y automáticamente el Barça le fichó. Alguien del Jabac se lo diría al Barcelona y ni le probaron, le firmaron".

"Para enviar el fax pidimos consentimiento al padre, que estaba un poco molesto porque el chico destacaba y en las reuniones con el Barça nunca salía su nombre. A lo mejor, el Barça entendía que siempre tendría al jugador a mano", finalizó.

Cerrar