Coutinho, cada vez más fuera que dentro del Barcelona

Comentarios()
Aitor Alcalde/Getty
El brasileño tiene al vestuario de su parte pero no consigue revertir su situación mientras pierde peso y la directiva empieza a plantear su salida.


EDITORIAL

A Philippe Coutinho se le está poniendo cara de Arda Turan y eso es algo que todos, desde el club al propio jugador, quieren evitar. Su progresiva pérdida de peso es evidente y ya a domicilio del Betis incluso un centrocampista Arturo Vidal pasó por delante del brasileño en ausencia del lesionado Ousmane Dembélé aunque ello implicara cambiar el 4-3-3 habitual al 4-4-2 con el que el Barcelona aplastó al cuadro sevillano, quién sabe si una declaración de intenciones por parte del entrenador, Ernesto Valverde, ante lo que está por venir.

El 'txingurri' no ha logrado encontrar un sitio en el que Coutinho pueda resultar decisivo. Sigue repitiendo que "esperamos más de él" pero siempre apostilla que "igual que del resto". El jugador, por su parte, no logra reconectarse para volver a ser importante como hace un año. Según ha podido confirmar Goal durante el pasado mercado de invierno rechazó toda posibilidad de salir del Barcelona porque se sentía con fuerzas de revertir la situación pero desde entonces no ha dejado de empeorar. En enero solo se cayó del once inicial dos veces, en febrero ya fueron cuatro y en marzo solo ha sido titular en la mitad de partidos. Ante el Betis apenas disputó un solo minuto.

El artículo sigue a continuación

El vestuario sigue estando de su parte pero según ha podido saber este medio en la junta directiva ya son varias las voces que entienden que puede haber llegado el momento de plantearse la salida del brasileño antes de que se devalúe de forma irrecuperable como le sucedió a Arda, que no logró encajar en el sistema de Luis Enrique Martínez por su falta de sacrificio como centrocampista y su poco desequilibrio como extremo, lo mismo que le está pasando a un Coutinho que el Barcelona fichó como sustituto de Andrés Iniesta para acabar primero en la banda y luego en el banquillo.

Pero su hipotética salida, si finalmente se acaba tomando la decisión de buscarle equipo, es compleja. Fuentes cercanas al entorno familiar del jugador han explicado a este medio que la opción de regresar a la Premier League no existe porque nunca acabó de adaptarse completamente a la vida en las islas británicas. Las opciones que le quedan, pues, pasan por el PSG o la Juventus pero aun así su cláusula de rescisión asciende a 400 millones de euros, casi el doble de lo que ingresó el Barcelona por Neymar, el traspaso récord del fútbol mundial hasta la fecha. 

El hecho de que finalmente no habrá sanción que impida fichar al PSG puede acabar resultando una buena noticia para el Barcelona que incluso estaría dispuesto a negociar a partir de los 80 millones de euros, aproximadamente la mitad de lo que costó hace exactamente catorce meses.

Cerrar