Contra la historia, Pochettino pone en jaque a Guardiola

Comentarios()
Getty Imags
El técnico argentino del Tottenham gana al catalán por tercera vez en 15 partidos y lo hace nada menos que en los cuartos de final de la Champions.

"Nosotros nos conocimos en España y jugamos muchos partidos uno contra el otro, y siempre fue difícil jugar contra el Barcelona. Creo que ellos saben, y él (Guardiola) sabe, que somos valientes jugando al fútbol, yendo al frente, siendo agresivos y tratando de ser protagonistas. Mañana vamos a ser agresivos y tratar de jugar y vencerlos". Estaba avisado Pep Guardiola: el Tottenham de Mauricio Pochettino, dueño de esa frase, fue al frente, fue agresivo y fue protagonista. Y no sólo intentaron los Spurs jugar y vencer al City, también lo lograron (1-0). Dio un golpe de autoridad el conjunto londinense en el nuevo White Hart Lane, ante el favorito de la eliminatoria de cuartos de final de la Champions League y uno de los favoritos al título continental.

Y lo hizo yendo contra la historia, porque el 'cabeza a cabeza' favorecía ampliamente al técnico catalán, que había perdido solamente dos de los 14 enfrentamientos previos que protagonizó contra el preparador rosarino (el español había ganado 8 y empatado 4 veces, contando también sus duelos en la Ciudad Condal, donde dirigían al Espanyol y al Barcelona). Pocchetino había logrado asaltar el Camp Nou con el Espanyol en 2009 (1-2), y su Tottenham infligió a Guardiola su primera derrota en la liga de Inglaterra (2-0). Desde entonces, Pep ha dominado un historial que se calentó más de la cuenta cuando el ex internacional por España calificó al Tottenham como el "equipo de Kane". "Fue una falta de respeto. Cuando estaba en el Barça, no me referí a ellos como el equipo de Messi", contestó el argentino. "Nunca quise ser irrespetuoso con un compañero. Hablé de su momento de forma y sé que el Tottenham no es sólo Kane. He hablado muchas veces con Mauricio y nunca he querido criticar su labor. El Tottenham es uno de los mejores equipos", aclaraba Guardiola.

Sergio Aguero, Tottenham vs Man City, UCL 2018-19

Como sea, Pochettino cedió este martes el balón a Guardiola, o Guardiola se lo robó a Pochettino: la posesión, un concepto tan valorado por los dos, la tuvo el City en un 58.9%, por el 41.1% del Tottenham. Pero el líder de la Premier decepcionó, empezando porque saltó al campo con un once muy cuidadoso, en comparación con lo que suele mostrar. Con dos mediocentros como Gundogan y Fernandinho, y mermado por la sorpresiva baja de Bernardo Silva y las suplencias de Kevin De Bruyne y Leroy Sané (¡entraron en el 88'!), no supo qué hacer con la pelota y remató menos veces (10) que los Spurs (13), incluyendo el penalti que Hugo Lloris le detuvo a Sergio Aguero sobre los 13 minutos de la primera parte (el tercero que para en la temporada, lo había hecho ante Aubameyang, del Arsenal, y Vardy, del Leicester). De hecho, esa pena máxima del Kun fue uno de los apenas dos tiros a puerta del City en todo el partido, por los 4 que tuvo el equipo capitalino. El surcoerano Son hizo la diferencia al borde del fuera de juego y tras rescatar un balón que parecía perdido, batiendo a un tocado físicamente Ederson. La única mala noticia para los locales fue la lesión de Harry Kane, que se perderá el encuentro de la próxima semana y tal vez lo que resta de la temporada.

Paso de gigante de los de Londres, que jugarán la revancha con la tranquilidad de haber ganado en casa sin encajar, con el valor doble que eso tiene, y sabiendo que marcando en Mánchester obligarán al City a hacer tres goles para avanzar a semifinales, una instancia a la que los Spurs sólo llegaron en 1962 y los Citizens únicamente en 2016. En el Etihad Stadium, el próximo 17 de abril, Pochettino buscará ganar a Guardiola la batalla más importante.

Cerrar