Noticias En directo
Barcelona v Real Madrid

¿Cómo han cambiado Real Madrid y Barcelona desde el último Clásico?

13:51 CET 6/2/19
GFX FC Barcelona Real Madrid 2019
Se vuelven a ver las caras tres meses después: Solari, Messi, Benzema, Suárez, Vinicius o la defensa culé condicionan este cruce

Real Madrid y Barcelona se ven las caras este miércoles en la ida de las semifinales de Copa del Rey. Será el segundo Clásico de la temporada después del que se jugó a finales de octubre en La Liga, también en el Camp Nou. Un partido que marcó un antes y un después en el Real Madrid, especialmente. Y es que aquél fue el día que se precipitó la salida de Julen Lopetegui del banquillo blanco, para dar entrada a Santiago Solari. Han pasado tres meses desde entonces y muchas cosas han cambiado en ambos clubes. El Clásico de este miércoles no debería ser por tanto una continuación de aquél en octubre. En Goal analizamos los cambios:

 

REAL MADRID

Solari. Es el gran cambio sobre el que orbitan todas las demás modificaciones. El técnico merengue ha tomado muchas decisiones, valientes y acertadas desde su llegada. La principal, inyectar al equipo una competitividad bajo la premisa de que sólo juegan los que mejor estén de forma. Isco o Marcelo lo han sufrido, pero a cambio, con jugadores como Reguilón, Vinicius, Lucas, Odriozola o Llorente, el Real Madrid ha ascendido varios peldaños en su desarrollo físico y en su estrella global. Ya sea causa o consecuencia, otros jugadores muy importantes como Sergio Ramos, Varane, Modric o Casemiro han ido de la mano de esa mejoría colectiva.

Benzema. Se ha confirmado como el heredero de Cristiano en el ataque del Real Madrid, especialmente desde la llegada de Solari. Está en un momento de forma nunca visto en los diez años que lleva en el club. Suma ya 18 goles esta temporada, dos más que Luis Suárez sin ir más lejos. Buena parte de las esperanzas de éxito en este Clásico pasan por sus botas.

Vinicius. El niño maravilla. Su explosión ha contagiado al resto del equipo de una alegría, profundidad y velocidad en el campo de la que carecía hace mucho tiempo. Se ha echado al equipo en la espalda en un momento muy sensible y, a día de hoy, es el motor merengue junto a Benzema. Apunta al once inicial, y puede ser un factor desequilibrante cuando en octubre estaba en la grada.

 

BARCELONA

Leo Messi. Es el principal factor diferencial del Barcelona en este Clásico se mire por donde se mire. En el de la Liga todo el mundo sabía que no iba a estar por culpa de la lesión en el antebrazo derecho que se había producido ante el Sevilla la semana anterior. Esta vez lleva días en el ojo del huracán mediático porque nadie sabe si el rosarino será titular, si aguardará su turno en el banquillo o si se irá a la grada, visto que Ernesto Valverde ha preparado una lista de convocados con 19 jugadores, por lo que todavía debe descartar a uno y puede ser su estrella. El técnico admitió, no obstante, que "si está, jugará", aunque hay que ver todavía si estará porque el secretismo es máximo. Si no estuviera, Valverde tampoco tiene a disposición a Rafinha Alcántara, que ejerció de extremo derecho el día del 5 a 1, y a Ousmane Dembélé, ambos lesionados. Por contra, y a diferencia del Clásico liguero, sí puede contar con Carles Aleñá, un zurdo con la motivación por las nubes ante su primer partido ante el Real Madrid en la máxima categoría.

Luis Suárez. Esta vez llega enchufado tras marcar 9 goles en los últimos 15 partidos, si bien es un dato irrelevante porque el uruguayo aplastó al Real Madrid en el choque liguero con un hat-trick incontestable. Su hoja de servicios reflejaba unos escasos 4 goles en los 12 partidos disputados hasta la disputa del Clásico. Es una trayectoria que contrasta con la de Philippe Coutinho, cómodo a finales de octubre mientras se sucedían las tropelías de Dembélé pero que no está aguantando el pulso con el francés. Sus opciones de titularidad coinciden especialmente con la ausencia del ex del Rennes y del Dortmund.

Defensa. Si en algo ha evolucionado -y mejorado- el Barcelona desde el Clásico es a nivel defensivo, gracias a lo cual ha podido establecer la marca de ocho victorias consecutivas que el Valencia truncó el pasado fin de semana con el empate del Camp Nou. En este período que arranca el 1 de diciembre el cuadro barcelonista ha encajado 10 goles en 15 partidos mientras que en el Clásico de Liga se midió al eterno rival habiéndose llevado 13 tantos en los 12 partidos disputados. Además, Valverde ha visto cómo Nélson Semedo se ha ido convirtiendo en una muy seria opción para el once titular en los grandes partidos por lo que Sergi Roberto ya no tiene el sitio garantizado y Clément Lenglet ya está definitivamente consolidado en el eje de la zaga junto a Gerard Piqué.