Caso Rakuten: Griezmann defiende su inocencia y contacta con Mikitani

Última actualización
Getty

Antoine Griezmann ha intentado calmas las aguas alrededor del caso que salpica al delantero francés del Barcelona y a su compatriota y compañero Ousmane Dembélé. Este martes, el propietario del gigante japonés Rakuten, Hiroshi Mikitani, hizo público su malestar con las expresiones que Dembélé profería en un vídeo publicado en redes ante unos trabajadores japoneses de un hotel que intentaban arreglar un problema de conexión entre el televisor de la habitación y una vídeoconsola. Esas expresiones provocaron una ola de críticas, Mikitani lo tildó de "comentarios discriminatorios" y anunció que pediría explicaciones al Barcelona por el comportamiento de ambos futbolistas.

Según ha podido saber Goal, Griezmann se ha puesto en contacto con Hiroshi Mikitani para aclarar el asunto. El '7' blaugrana ha pedido disculpas al presidente de Rakuten, a la vez que se ha defendido por las acusaciones y por todo el revuelo generado. Griezmann reitera que, en el vídeo, él no pronuncia ni una sola palabra. Simplemente se ríe. Sin embargo, el delantero francés considera, y por este motivo se disculpa, que el contenido del vídeo sí es reprobable.

El artículo sigue a continuación

Antoine Griezmann considera que las críticas que está recibiendo no son justas porque esos comentarios fueron cosa de Dembélé y sostiene que no se le puede hacer un juicio popular cuando ni siquiera abrió la boca. En las últimas horas, además, Griezmann se ha defendido en las redes asegurando que "siempre he estado comprometido contra cualquier forma de discriminación. Durante los últimos días, algunas personas me han querido hacer pasar por el hombre que no soy. Rebato firmemente las acusaciones que se me hicieron y me sabe mal si ha podido ofender a mis amigos japoneses". Sin embargo, la empresa de videojuegos Konami ha decidido rescindir el contrato de embajador con Griezmann de forma unilateral.

El Barça habló con los dos jugadores

Ante todo el lío, el club también ha querido actuar. El Barcelona llamó a capítulo a ambos futbolistas para expresarles su disconformidad con las imágenes difundidas, sobre todo por lo que se refiere a Dembélé, al que consideran reincidente. La entidad blaugrana considera que las palabras expresadas por el extremo galo son inaceptables. Griezmann, de la misma manera que hizo con Mikitani, se defendió alegando su nula participación en la historia.

Está por ver qué sucede ahora con los acuerdos de publicidad que tienen las empresas japonesas Rakuten y Konami con el Barcelona. Rakuten aportará en esta nueva temporada 30 millones de euros por la camiseta del primer equipo de fútbol masculino, habiendo renovado a la baja un contrato que terminaba el 30 de junio de este año. Bartomeu firmó un curso más con el gigante nipón y ahora toca negociar. No será un buen momento, pero el Barça deberá afrontar la situación de cara para no perder uno de sus principales ingresos.