Bélgica no quiere misóginos en la selección

Comentarios()
La federación descarta utilizar el himno que encargó al rapero Damso después de las críticas de varios colectivos feministas belgas.


EL MUNDIAL Y LA POLÍTICA

Lo crean o no hay que guardar las formas. Y si uno es un racista o misógino, mejor quedarse calladito y parecer idiota que abrir la boca y confirmarlo. El problema llega cuando alguien con esta clase de ideas es un profesional del hip hop que recibe el encargo de componer el himno de la selección de su país, la que debe representar a todos los ciudadanos de un Estado más allá de su fe religiosa, del color de la piel y, por supuesto, de su género. Algo así le ha sucedido a la Unión de Fútbol Belga, que hace unos meses encargó una canción para acompañar a los 'diablos rojos' durante su participación en el Mundial para luego dar marcha atrás al descubrir la obra de Damso, un rapero bruselense de origen congoleño que compuso un tema que puso en pie de guerra al Consejo de Mujeres de Bélgica.

“Sus textos están llenos de repugnancia, desprecio y violencia verbal contra las mujeres” criticó esta asociación a través de un comunicado en el que también tildaba de “inaceptable que alguien como Damso, conocido por su lenguaje grosero y sexista, represente a Bélgica como abanderado oficial musical”. Así, la asociación feminista se preguntaba “¿qué dice esta elección sobre nuestra sociedad, que no vemos ningún problema para difundir comentarios de odio hacia la mitad de la humanidad?” La respuesta de la federación no tardó en llegar y a través de su portavoz, Pierre Cornet, expresó que está “abierta al diálogo con sus socios y patrocinadores a propósito del himno de los ‘diablos rojos’”.

De hecho la federación quiso dar ejemplo de integración con el encargo a Damso, nacido en la capital del Congo, Kinsasha, en el seno de una familia migrante que se instalaría en Bruselas cuando William Kalubi, nombre real del cantante, tenía apenas nueve años. Sin embargo, la polémica que suscitaron algunos de sus versos, a menudo describiendo a las mujeres como "putas", desembocó en un debate público que incluso alcanzó el parlamento belga. Algunos políticos, como el secretario de Estado de Igualdad de Oportunidades, el nacionalista flamenco Zuhal Demir, o el diputado liberal flamenco, Alexander De Croo, criticaron la elección de Damso mientras que en la escena pública el diario flamenco Het Laatste Nieuws lamentaba el cambio de postura de la federación y advertía de la posibilidad de haber abierto la puerta a "un festival de censura" después de que la federación descartara finalmente contar con la canción de Damso.

El cantante no tardó en explicar su versión de los hechos y, después de un confuso mensaje en sus redes sociales, hace pocas semanas concedió una entrevista al diario La Dernière Heure para reconocer que sus letras emplean un lenguaje muy directo a la vez que negaba toda base machista en sus palabras. "Hablar de sexo no significa ser sexista, son dos cosas completamente diferentes pues me gusta la mujer en todas sus formas, ellas son parte de mi vida pero la sexualidad también". De todas formas hoy en día no basta con no ser un machista redomado. Sobre todo hay que parecerlo.

Cerrar