Así fue el estricto control de seguridad en el Santiago Bernabéu

Comentarios()
Getty Images
La policía hizo varios controles alrededor del estadio: no se permitieron banderas grandes y cada hincha fue revisado por varios minutos.

Sin lugar para la duda, ni un espacio que deje posibles fallas. El operativo del Santiago Bernabéu en la previa de la final de la Copa Libertadores 2018 entre River y Boca fue -antes del partido- una muestra de exigencia y estricto control policial.

Las puertas del estadio se abrieron a las 17.30 (hora local), tres horas antes del partido. Alrededor de la cancha no hubo una gran cantidad de gente desesperada por entrar, como se vio en los duelos de la Bombonera y el que no se jugó en el Monumental. Los fan fest ayudaron para dispersar a la gente, que se relajó en esos puntos tomando algo y cantando canciones de sus equipos.

Alrededor del Santiago Bernabéu hubo un triple anillo de seguridad en las calles aledañas de acceso al estadio. Una medida que ya se ha aplicado en la capital española en un par de ocasiones en las que la amenaza terrorista estaba en niveles máximos. Como por ejemplo, en el Clásico entre Real Madrid y Barcelona en noviembre de 2015, justo después de los atentados en París. Entonces en el estadio merengue hubo un despliegue de 1000 efectivos de la Policía Nacional y otros 1400 de la seguridad privada de los propios clubes y de La Liga, incluidos francotiradores en los tejados alrededor del campo. Hubo un dispositivo similar en abril de 2017 ante el Real Madrid-Bayern Múnich de Champions League.  

Los cacheos fueron exigentes y no permitieron el acceso de banderas grandes. El registro de la policía sobre los hinchas fue de varios minutos, exigente, con tiempo. 

Cerrar