Nadie le quita lo girado (en el aire)

Comentarios()
Internet
Ante Suecia, Aghowa marcó el único gol de Nigeria en Corea-Japón 2002. No sirvió de nada, pero su festejo nadie lo olvidará.

Después Suecia lo daría vuelta, pero nadie le iba a quitar lo bailado a Julius Aghowa (Benin City, Nigeria, 12 de febrero de 1982). Más que lo bailado, lo girado. Dio hasta siete vueltas en el aire tras marcar el único gol de Nigeria en el Mundial de Corea y Japón 2002. Sirvió para adelantar momentáneamente a los africanos, que acabarían perdiendo por un doblete del ex barcelonista Henrik Larsson.

¿Qué fue de la vida de Fabien Barthez?

Aquella selección nigeriana venía de perder 1-0 en el estreno mundialista ante la Argentina de Marcelo Bielsa (gol de Gabriel Batistuta). Otra derrota la dejaría eliminada del primer campeonato organizado en Asia. Y así fue. Pero cuando iban 27 minutos, el anticipo ofensivo de Aghowa tras un centro de Joseph Yobo desde la derecha invitó a soñar a las SuperÁguilas. 

Nigeria se volvió en primera ronda de aquella Copa del Mundo y Aghowa, entonces con 20 años, nunca llegó a ser un gran delantero. Tampoco a jugar en clubes top de Europa. Después de su temporada debut en su país natal (98/99), pasó un año en Túnez antes de firmar por el Shakhtar Donetsk ucraniano, donde permaneció desde 2000 hasta 2007.

Ese mismo año ficharía por el Wigan Athletic de la Premier League, dando el gran salto de su carrera (sin contar los que daba cuando hacía un gol). Duró solamente una temporada (se marcharía a Turquía y después otra vez a Ucrania). Y aunque desfiló por la liga inglesa sin demasiada gloria, nadie olvidará que Aghahowa era el hombre que daba imposibles e interminables vueltas en el aire.

Cerrar