Noticias En directo
Real Madrid

Adiós a 30 meses de dominio mundial en 30 días

0:40 CEST 16/8/18
Gareth Bale Real Madrid Atletico Madrid 15/08/2018
El Atlético le gana la Supercopa de Europa al Real Madrid en el amargo debut de Lopetegui. Se pierde el aura de supercampeón

OPINIÓN

El Atlético de Madrid es el nuevo Supercampeón de Europa tras ganar este miércoles en Tallin. Y lo es después de batir al absoluto supercampeón de los últimos años: 4-2 al Real Madrid, nada menos. La trayectoria de Julen Lopetegui no podía empezar de forma más cruel: haciéndole el pasillo al eterno rival de la ciudad ante los ojos de todo el Viejo Continente. Y lo que es peor, perdiendo ese aura de invencibilidad que se había ganado en los últimos años. En 30 meses en el cargo, Zidane lo había ganado todo fuera de España. Ya fuera Champions League, Supercopa de Europa o Mundial de Clubes. Nadie le había podido hacer sombra. En sus primeros 30 días, el nuevo técnico merengue ya ha ‘empeorado’ el balance de su predecesor, teniendo el dudoso ‘honor’ de haber perdido la primera final intercontinental en el club desde el año 2000, nada menos. Cruel. Muy cruel.

Diego Costa juega con niños

Y el caso es que el Real Madrid no hizo un mal partido. Aunque quizás eso sea precisamente lo más doloroso para el madridismo. Ganar sin ‘merecerlo’ es su seña de identidad. Perder no está permitido, aunque se ‘mereciese’ el triunfo. El único campeón es el que acaba levantando la copa tras el pitido final. El Real Madrid no sabe vivir de ser el campeón virtual, ni a mediados de agosto.

En este caso, la Supercopa se le escapó a los blancos apenas en dos fallos puntuales de Marcelo y Varane en la salida del balón desde atrás. Pero claro, ante un Atlético que no cambia su filosofía invierta el dinero que invierta, especialista en vivir del error y del desgaste ajeno, esos fallos son mortales. De hecho, los rojiblancos gozaron de cinco tiros a puerta y marcaron cuatro goles. Lo que, de paso, no dejó en muy buen lugar tampoco a Keylor Navas, quien perdió en Tallin su primera oportunidad de reivindicarse ante Florentino, Lopetegui y Courtois, por este orden. 

Vinicius se quedó sin jugar en la Supercopa tras cuatro sustituciones de Lopetegui

Florentino, por cierto, tiene tiempo para repensarse la configuración actual de la plantilla más allá de la portería. Es cierto que sin Cristiano Ronaldo, el ataque blanco es más democrático y organizado. Pero también, menos estelar. Más plano. Se ha marchado un campeón con mayúsculas, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, el que siempre decidía en los momentos clave. Que el Real Madrid perdiese justo la primera final sin él después de tantos años de abrumador dominio internacional es un golpe bajo. De los que te dejan sin respiración. Porque lo que más inquietará en el madridismo no será perder una Supercopa, aunque sea ante el Atlético, sino perder el aura y la flor del intocable equipo campeón que lucía hasta este miércoles.