Noticias En directo
Real Madrid

Adidas empezó a vestir al Real Madrid a raíz de la final de 1981 ante el Liverpool

10:16 CEST 25/5/18
Real Madrid Liverpool 1981
Entonces su proveedor de equipaciones ni siquiera lucía su logo en la camiseta. Lo que hoy es habitual, entonces supuso toda una revolución.

Real Madrid y Liverpool se enfrentan este sábado en la gran final de la Champions League en Kiev. Será la reedición de la final de 1981 en el Parque de los Príncipes, donde los ingleses ganaron por 1-0 con gol de Kennedy. Entonces era el Liverpool el que estaba viviendo una época dorada, con cuatro Copas de Europa en apenas ocho años, mientras que los blancos llevaban quince años sin ser campeón. Ahora, sin embargo, es el Real Madrid el que vive una etapa incontestable de éxitos, con nada menos que tres Champions League en los últimos cuatro años, y sin haber perdido una final en la competición precisamente desde aquella en París en 1981. Muchas cosas han cambiado desde entonces, lógicamente. Sin embargo, hay una que no: la marca deportiva que viste al Real Madrid.

Real Madrid - Liverpool, final de la Champions League 2017/18: cuándo es, dónde y cómo verlo

Y curiosamente, la relación que tienen Adidas y el club blanco nació precisamente en esa misma temporada 1980-81. Desde entonces, es cierto que el Real Madrid ha vestido otras marcas en estos treinta y siete años, pero eso sí, nunca antes de aquella temporada habían unido sus fuerzas el club español y el gigante alemán.

Tal y como recordaba en entrevista con Goal unos años atrás el propio Rafael García-Cortés -protagonista en la final ante el Liverpool-, antes de esa temporada, la marca deportiva que vestía al Real Madrid ni siquiera incluía su logo en la camiseta blanca, que lucía virgen y radiante. Y es más, porque según recordaba el otrora zaguero madridista, no fue hasta que no lograron el pase a la final tras eliminar al poderoso Inter de Milán contra pronóstico cuando las marcas, entre ellas Adidas, se acercaron al club y a los jugadores madridistas para cerrar acuerdos de patrocinio de cara a la final de París. Lo que ahora es algo más que asentado en el fútbol actual, entonces significó toda una revolución.

“Recuerdo que se nos acercaron muchas marcas en los días previos en busca de patrocinios. Era un tanto surrealista, no estábamos acostumbrados, parecía un bazar con los patrocinadores detrás de los jugadores, unos tras otros. Entonces, a lo mejor alguna marca te hacía algún detalle de vez en cuando, pero era algo casi personal, porque tenías relación. No estábamos acostumbrados a semejante mercadeo”, revelaba García-Cortés a Goal con mucha precisión en sus detalles y en sus recuerdos. Algo que no todos los jugadores de aquella plantilla tenían siquiera presente a día de hoy.

Aquel patrocinio con la marca de las tres rayas apenas duró unos años a principios de los 80, para que luego el Real Madrid fuese alternando otras marcas. Hasta que, a finales de los 90, por fin se asentó una férrea colaboración que todavía dura hoy en el tiempo. Y que, además parece indisoluble. La siguiente renovación del contrato entre ambos está al caer, de hecho.