Noticias En directo
Boca Juniors

A ocho meses de Madrid, nació un nuevo Boca

4:04 CEST 22/8/19
Boca Madrid 2019
El Xeneize cambió más de la mitad del plantel que enfrentó a River en los últimos dos mercados de pases. Una renovación tan atrasada como necesaria.

¿Cómo se regenera una identidad? ¿Cómo se hace para barajar y dar de nuevo? Tal vez habría que preguntarle a Boca, que desde diciembre viene trabajando en eso. En reinventarse. Pero reinventarse en serio. No para olvidar, porque lo que sucedió quedará marcado, sino para volver a ponerse de pie. Y de, eventualmente, volver a ser.

Apenas cuatro futbolistas continúan en el plantel de los once que salieron al campo de juego del Santiago Bernabéu: Esteban Andrada, Julio Buffarini, Carlos Izquierdoz y Sebastián Villa . Y de los cuatro que entraron en el segundo tiempo, siguen Carlos Tevez y Wanchope Ábila , además de Paolo Goltz y Mauro Zárate , quienes estuvieron en el banco pero no sumaron minutos. Es decir que diez de los 18 jugadores que Guillermo Barros Schelotto llevó a Madrid ya no siguen en el club.

Lisandro Magallán fue el primero en dar el portazo a cambio de 10 millones de dólares, mientras que Wilmar Barrios le dejó a las arcas 22 millones por su pase al Zenit . Darío Benedetto y Nahitan Nández se quedaron seis meses más, pero también emigraron a Europa: 14 millones desde Cagliari por el uruguayo y 16 millones del Olympique de Marsella por el goleador Fernando Gago , lesionado, eligió el silencio y la rescisión de su contrato antes de elegir continuar su carrera en Vélez . La llegada de Marcos Díaz empujó a Agustín Rossi al exilio en Chile en Deportivo Antofagasta y, ahora, está en Lanús (su pase todavía pertenece a la institución). A Pablo Pérez , uno de los miembros más antiguos del plantel, le llegó el fin de ciclo y un cambio de aire forzado en Independiente. Lucas Olaza se fue a préstamo a Celta de Vigo,  Leo Jara  a DC United y Cristian Pavón a LA Galaxy , donde se reencontrará con el Mellizo.

En total, el Xeneize recaudó alrededor de 52 millones de dólares entre estos dos mercados de pases , los cuales reinvirtió para concebir el nacimiento del plantel actual. Iván Marcone y   Lisandro López , jugadores del riñón del DT, le permitieron empezar a armar un equipo a su imagen y semejanza. Y con la aparición de Alexis Mac Allister y la jerarquía europea que otorgan Eduardo Salvio y Daniele De Rossi, empieza a surgir con una forma más definida.

Hoy, de los titulares en el Santiago Bernabéu, el único que parece intocable es Andrada . Buffarini compite con Marcelo Weigandt , un chico del club. Izquierdoz no tiene asegurado el lugar y lucha mano a mano con Junior Alonso . Y Villa parece estar por detrás de los volantes naturales como el Toto, Mac Allister y Emanuel Reynoso en este 4-4-2. A ellos, además, se suma la aparición de Nicolás Capaldo, otro juvenil, de Jan Hurtado, una millonaria inversión más para el futuro que para el presente, y de Franco Soldano.

Ninguna de las eliminaciones o derrotas previas generó semejante cimbronazo. Es lógico: fue la final más importante de la historia. Y para volver a construir Alfaro y Burdisso, primero, tuvieron que destruir: apostara cabezas frías (y limpias), unas que ya no estén contaminadas de frustraciones ajenas o pasadas. Van ocho meses y a la vista está el Superclásico del 1° de septiembre en el Monumental por la Superliga , pero también un posible cruce en la Libertadores en semifinales. Allí estará a la respuesta que todos están esperando: si este renovado Boca es, efectivamente, un nuevo Boca.