Ronaldo Nazario, el verdadero 'Fenómeno' del fútbol

El último integrante del Salón de la fama es el futbolista brasileño, que marcó un hito en toda una generación
Por Paul McDonald

Que Ronaldo Nazario haya entrado en el Salón de la Fama es una clara prueba de su impacto dentro de una generación de aficionados al fútbol. Pero aún es más increíble teniendo en cuenta que su carrera podría haber sido incluso mayor.

¿Y si las lesiones de rodilla le hubiesen respetado? ¿Y si no hubiese tenido aquella crisis la noche previa a la final de Francia 1998? ¿Y si hubiese mostrado más dedicación a perfeccionarse como hacían algunos de sus compañeros?

La respuesta sería tan sencilla como que no habría otro más grande que él como el mejor jugador de todos los tiempos. Su influencia marcó a una generación desde Zlatan Ibrahimovic hasta Cristiano Ronaldo o Lionel Messi.

Ya lo dijo Ibra: "Nadie ha influído tanto en el fútbol y en los jugadores como lo hizo Ronaldo. Él era tan bueno como Pelé. Para mí no hay otro igual que Ronaldo".

Ronaldo se retiró, desafortunadamente, si conseguir una Copa de Europa. Su compañero en el Salón de la Fama y en el Real Madrid, Zinedine Zidane, recuerda aquellos días con él: "Cada día que me entrenaba con él veía algo diferente, algo hermoso. Esa es la diferencia entre un jugador bueno y uno excepcional".

En sus primeros años, Ronaldo era un talento innato sin restricciones. Se colaba con una grandísima potencia entre los defensas y dejaba sentados a los porteros. Mantenía un gran control del balón pegado su pie. Su debut en Europa fue en el PSV, para después pasar al Barcelona en una devastadora temporada en cuanto a goles y condiciones.

Roberto Gaglianone, uno de sus primeros entrenadores ya lo veía venir cuando profetizó en 1992: "He enviado un niño a Cruzeiro que será el delantero de Brasil en la próxima Copa del Mundo de 1998. Su nombre es Ronaldo".



En su primer año en España dejó a todo el mundo boquiabierto. 47 goles en 49 encuentros y los títulos de Recopa y Copa del Rey. En Liga no pudo derrotar él solo al Real Madrid de Fabio Capello, pero dejó uno de los mejores goles en Compostela, cuando se deshizo de seis jugadores. Bobby Robson se llevó las manos a la cabeza después de aquel sensacional gol.

Ronaldo decidió dejar el Barcelona e irse al Inter al año siguiente. El club catalán hizo todo por que se quedase, pero el brasileño quería ser más remunerado. En sus dos primeros años en Italia todo fue bien. En 1997 recogió su primer Balón de Oro y al año siguiente levantó la Copa de la UEFA tras derrotar al Lazio en la final.

En 1999 aparecerían los primeros problemas en las rodillas, y los regresos apresurados solo las ayudaban a ser más graves. En tres años apenas jugó y muchos daban su carrera por finalizada con apenas 25 años de edad. Su regreso y resurrección fue en el Mundial de Corea y Japón. Ronaldo había estado al borde del precipicio, pero consiguió levantarse y volver.

Dietmar Hamann, rival de Ronaldo, le dijo a Goal:"Ni siquiera creo que estuviese al 100% en aquel Mundial y aún así consiguió hacer ocho goles. La única manera de detenerlo era con falta. En aquel momento era el mejor del mundo y aún seguro que está entre los cinco mejores de la historia".



Otro Balón de Oro y un nuevo desafío en el Real Madrid. La debilidad de sus rodillas le obligaron a ser otro tipo de jugador, más cerca del área, pero con el mismo instinto para el gol. No arrancaba de tan atrás, pero en distancias cortas era imparable. Él solo humilló al Manchester en Old Trafford con un 'hat trick' y salió ovacionado. También levantó el trofeo 'Pichichi' a pesar de perderse todo el inicio de la temporada.

Ese es el Ronaldo que se desea recordar y no el de las lesiones y algunos capítulos extradeportivos fuera de los terrenos de juego. En la Copa del Mundo de 2006 rompió el récord de anotación de Gerd Muller, aunque fue blanco de las críticas cuando el equipo perdió contra Francia en cuartos de final. Ahí se puede decir que acabó el mejor Ronaldo.

Milan y Corinthians intentaron reavivar lo que quedaba dentro de él, pero en 2011 se dio por vencido. Lo anunció en una rueda de prensa con lágrimas en los ojos. "Es muy difícil decir que tengo que dejar algo que me ha hecho tan feliz. He perdido la lucha con mi cuerpo".

Emerson dijo una vez:"Creo que Ronaldo no tenía la necesidad de trabajar tan duro como nosotros y por lo general estaba en lo cierto".

O Fenomeno fue capaz de hacer cosas de forma tan natural que solo se le puede agradecer. Ronaldo en su mejor momento hizo de las mejores cosas que se han visto en un campo, y eso no podemos olvidarlo.