Estados Unidos 4-1 Cuba: Remontada para evitar el ridículo

El cuadro norteamericano evitó una gran sorpresa al mantener la compostura y darle la vuelta a los cubanos, que no supieron manejar la presión de estar al frente en el marcador

Estados Unidos llegaba obligado a darle una satisfacción a su afición repitiendo, o al menos intentando, lo mismo que les dio la victoria abultada frente a Belice, y a pesar de verse abajo en el marcador de manera increíble, no perdieron la compostura y sacaron adelante el encuentro con una convincente victoria de 4-1.

La primera media hora fue una muy disputada, Klinsmann rotó muchas piezas por lo que afectó al accionar de su conjunto a la hora de entender los movimientos de sus compañeros, agregado a esto, el bajo nivel mostrado por algunos de sus seleccionados tuvieron repercusión directa en el marcador. Uno de ellos fue Edgar Castillo, quien perdió por velocidad y fue tibio a la marca contra su rival, algo que el cubano no desaprovechó y habilitó de excelente manera a José Ciprian para abrir el marcador al 36’

Cuba no supo manejar el resultado y poco antes del pitido para irse al medio tiempo, el mismo “Homie” Castillo desbordó y consiguió una polémica falta dentro del área que posteriormente Landon Donovan convertiría.

 La magia cubana se terminó después de eso, y el encuentro se convirtió en un vendaval americano; jugada tras jugada Estados Unidos se acercaba más al gol, y  fue hasta el 57’ cuando Joe Benny Corona puso la ventaja con un magnífico gol cerca de la media luna del área grande.

El gol acabó con cualquier resquicio de resistencia caribeña, y para que quedara claro, Chris Wondolowski colocó el tercer tanto y cuarto en su cuenta persona en el torneo apenas nueve minutos después, además de rematarlo con un doblete al 85’, para colocarse como el mejor goleador de la Copa Oro hasta el momento, con cinco tantos en dos cotejos.

Ahora, Estados Unidos definirá si pasa la siguiente ronda como primero o como segundo frente a Costa Rica.