¿'Biscotto' entre España-Croacia? Todas las perspectivas posibles

Un empate 2-2 o mayor clasificaría a españoles y croatas, con lo que el posible pacto incomoda a Italia, que quedaría fuera. Goal.com recoge todas las opiniones y analiza el temor
¿Pacto en el Croacia-España?
El 2-2 clasifica a ambas selecciones

Un ‘Biscotto’ es un ‘pasteleo’ en italiano. Una palabra que usan habitualmente en la jerga futbolística por desgracia, ya que la Serie A se ha inundado siempre de aguas turbulentas vinculadas eternamente a las dudas sobre la limpieza de sus partidos. Sin ir más lejos, hace unas semanas y justo antes de empezar la Eurocopa, estalló un nuevo caos implicando a jugadores de la selección italiana que participa actualmente en el torneo continental y nadie oculta que en cuento cese la actividad del mismo, se destaparan todos los ‘trapos sucios’ de la enésima sacudida moral al fútbol italiano. Y en ese contexto, la Italia de Cesare Prandelli ha quedado situada al borde de la eliminación después de empatar sus dos primeros partidos, necesitando ahora un ejemplo de ‘limpieza’ deportiva de parte de España y Croacia, pues un 2-2 o un 3-3, permitiría a ambas seguir en liza y dejar a los azzurri fuera.

Las perspectivas del partido son tan amplias como concretas pues pese a que cada cual expone su opinión sobre lo que puede suceder desde su necesidad o deseo, todo se centra finalmente en lo legal. Ejemplos de partidos donde un resultado que beneficiara a ambos haya acabado dándose finalmente, hay varios, incluso en una fase final y hasta entre rivales enfervorizados y eso es lo que hace temer a una Italia que conoce al detalle cada una de estas situaciones como su fútbol se están encargando de demostrar estos días en la sombra.

Ese posible ‘biscotto’ ha crecido en las últimas horas desde la prensa, que ha encontrado todo tipo de ejemplos y de motivos para ser incrédulos ante lo que pueda ocurrir en esa última jornada entre españoles y croatas. Por las calles de Gdansk, Goal.com ha preguntado a los hinchas italianos y aunque hay algunas versiones que sí creen en la grandeza de España como principal aliciente para estar tranquilos, otros asumen que su destino está en fuerzas incontrolables que se escapan a su alcance.

“No hay que ser muy listos para imaginar lo que la mayoría de selecciones y clubes han hecho cuando se han encontrado en estas situaciones. No creo que Italia pueda pasar a la siguiente pase porque sin pactarlo pero sí teniendo claro que les beneficia, ese resultad se acabará dando. Pero hay que tener esperanza”, decía Luca con una capa italiana y una bandera rodeando su cabeza en las calles de Gdansk. A su lado, dos tifosi aún más cabreados, aseguran que “será un milagro si Italia sigue en el torneo porque en estos momentos siempre, sea cual sea la selección que está de por medio, los arreglos aparecen y si ambas salen beneficiadas hasta es entendible porque hasta Italia creo que lo haría, pero será una lástima irnos si somos capaces de ganar a Irlanda y merecer más”.

En los propios jugadores las sensaciones son de temor pero de enorme respeto, hasta el punto de hacer declaraciones que parecieran mensajes subliminales entre profesionales. Justo en el momento en el que unos reclaman a otros precisamente eso, “profesionalidad”. Y justo cuando la palabra se convierte en más exigente, es cuando algunos recuerdan lo que significa y la lealtad no escrita hacia la competitividad en el deporte. Porque mientras unos solicitan competitividad plena y ausencia de dudas extradeportivas, otros se sienten insultados por el hecho de que algunos duden de su carisma a la hora de buscar la victoria en un partido de primer orden: "Me preguntan si arreglaremos un empate, pero ¿no es en su país donde tienen un escándalo de apuestas?", dijo muy claro el defensor croata Vedran Corluka, recordando que quieren ahora exigen, han ‘manchado’ este deporte. Justo antes, el seleccionador balcánico, Slaven Bilic, apuntó que se sentía “gravemente insultado y debilitado en su honor” pues apuntaba que “los croatas somos siempre luchadores y no nos gusta que eso se dude”.

Desde la concentración italiana, sin embargo, todo son intentos de apoyar la leal disputa entre España y Croacia, mandando mensajes de tranquilidad y confianza en la Roja como equipo campeón del mundo que no querrá verse metido de lleno en dolorosos rumores de ‘amaños’: “Cuando eres consciente de ser más fuerte no tienes miedo de nada y no haces cálculos, juegas para divertirte y divertir, para ganar", decía Buffon sobre España, a la que alababa en estos momentos de necesidad. Una dinámica que siguió su compañero Marchisio, que ampliaba que “si Xavi dice que pasan Italia y España, le creo, pues España es favorita en ese partido”.

Con España asegurando que “esas especulaciones son auténticas tontería”, Italia reclamando una limpieza que ellos están siendo incapaces de asegurar en su campeonato y Croacia insultada en su honor luchador, es tremendamente complicado pensar que exista algo parecido a un ‘arreglo’. La limpieza brillará y España se encargará de que así sea.