Noticias En directo

A Juanito le avergonzaría lo de Iker Casillas

 Susana Guasch
 Goal.com
Síguela en
 
Periodista, presentadora de lasextadeportes y colaboradora de Onda Cero en Al Primer Toque

Mal momento para la lírica en mi gremio. La fiebre del twitter ha desatado insólitas peleas entre periodistas y aficionados, incluso entre periodistas y periodistas. Es lo que tienen las redes sociales, que te dejan con el trasero al aire. Antes pasaban cosas parecidas (imagino) pero quedaban en el ámbito de lo privado.

El anonimato del twitter ha provocado que las respuestas respetuosas se hayan ido por un sumidero dando paso a cañonazos y misiles por tierra, mar y aire. Comprobarlo es tan sencillo como publicar un tweet diciendo que un tal Iker Casillas es uno de los mejores porteros de la historia del Madrid, y de la historia, si no el mejor. Basta con decir eso y que le pondrías de titular para que despierte ese personal que no admite medias tintas: estás con él o en el bando de Diego López y, por ende, Mourinho, ahora parece que Ancelotti y de fondo Florentino Pérez.

Es mentira, pero es lo que hay… No es verdad, pero puede parecerlo. Una cruzada en la que hay que tomar parte sin contemplaciones. Es flipante... Le llaman topo, filtrador, chivato y hasta traidor, a Iker. Solo hay que escribir ‘Casillas’ en twitter para leer las lindezas que algunos madridistas (no sé si pseudos, piperos o los de corazón) le dedican. La humillación es intolerable. Más que nada por los huevos que se ha dejado (y deja) por este club.

Es curioso que en el minuto siete de cada partido el Bernabéu corea el nombre del malogrado Juanito, un jugadorazo que entendió a la perfección los valores del Madrid y, en contraste, en el último partido se citara a Casillas y sonaran silbidos. Juan Gómez se avergonzaría. ¡Y lo que diría…! Porque la mayoría de silbidos llegan de donde se corea su ¡illa,illa! ¿Acaso hay pruebas de que el capitán se haya rebelado contra el vestuario, que pusiera a todos en contra de Mourinho, que no entrenara bien? Y no se trata de que tenga que jugar porque lo ganó todo de blanco y ayudó a construir la mejor España de siempre. Juega -Casillas y todos- el que lo merece.

¿Dónde están los fallos que le condenaron al banquillo, como a todo quisque con guantes? Mourinho lo fulminó cuando más bastos pintaban para él: casualmente. Fue su cortinaza de humo, los hay que la compraron. Que Ancelotti insista es sorprendente. Más razonable hubiese sido alinearle y quitarle si tanto fallaba. Se habrían ahorrado el tal Carletto y el Madrid todo este lío. Este 22 de agosto jueves se reencuentran los dos últimos madrileños gloriosos del fútbol español… y ambos han sido tratados a escopetazos en Chamartín en algún momento.

Si a Casillas casi le van a obligar a devolver el título honorífico de ‘El Santo’, recordarán que con el que ‘nunca hace nada’ se abrieron mil y un debates: que si vivía del aire, que si tapaba la proyección de Baptista u Owen, que si no sabía chutar, regatear, correr… Vamos: que el máximo goleador de la Liga de Campeones lo era de pura chiripa. No se dijo en Bremen, Londres, Manila, ni siquiera en Barcelona: se dijo en Madrid. Tela.

Raúl comentó ayer en el Bernabéu que no se pudo despedir del madridismo como le hubiera gustado. Lo dio todo por el Madrid. Ejerció de capitán. Ganó, perdió, incluso empató. Y salió a explicar las victorias y, sobre todo, las derrotas. Fue ejemplar incluso cuando se equivocó. ¡Como Casillas, que sigue sin abrir la boca! Algunos le mataron con el galacticidio, pero Raúl siguió callando bocas hasta que se olió la tostá: Mourinho entró por la puerta y él saltó por la ventana. ¡Huy si hubiera reinado entonces el twitter! Raúl, enemigo público número uno como poco. Raúl se fue, dijo ayer, hartito de ese “día a día complicado”. El mismo peso que soporta Casillas. Y encima, el twitter…

Estaré esta noche en el Bernabéu pensando en lo mucho que va a tardar el madridismo en tener dos como Raúl y Casillas. En lugar de gozarla con ellos, los hay que les complican la vida. Ni que cobraran del Barça…
//