Copa UEFA: Un rocoso Valencia arrolla al Rosenborg (0-4)

Mata, Pablo, Baraja y Joaquín fueron los autores de los goles valencianistas.

Por Francisco Ortí.-

Rosenborg-Valencia (0-4)

Haciendo un alarde de masculinidad -que había sido puesta en duda esta semana- el Valencia se sobrepuso al duro frío de Tronheim, al mal estado del fuera de juego y a un rival correoso para regresar con los tres puntos a Mestalla.

Los ché visitaban al Rosenborg con cuentas pendientes por lo sucedido con el "curso de español" de Lago y las dos derrotas que sufrieron a manos de los noruegos la pasada temporada y que les impidieron continuar vivos en la Liga de Campeones.

Para tomarse la deseada vendetta, Emery volvió a apostar por el esquema 4-3-3 que tan buen rendimiento le está dando en las últimas jornadas, sobre todo a nivel defensivo, aunque reservando hombres clave como David Villa.

Los ché saltaron al terreno de juego espoleados por el frío y con altos niveles de adrenalina. Los primeros minutos fueron de claro dominio español gracias a la clarividencia de Edu y el músculo de Albelda, quien cuajó otro gran encuentro en el combate.

Con el paso de los minutos comenzó a crecer la figura de Pablo Hernández. El extremo, al que le está costando asomar la cabeza por el buen momento de Joaquín, se convirtió en un puñal por su banda y junto a Mata abrió mucho el terreno y debilitó la supuesta "pared" defensiva que había prometido Lago durante la semana.

Juan Mata fue el encargado de abrir el marcador a los 21 minutos imponiéndose en el juego aéreo ante los defensas noruegos de generosas proporciones. Edu levantó la cabeza con elegancia en el banda izquierda y puso el centro al área, donde Mata voló para llevar el balón a la red con la ayuda del meta rival y el larguero.

El gol permitió al Valencia bajar los ritmos de juego y congelar el partido, si es que se podía hacerlo más teniendo en cuenta la baja temperatura de Trondheim. El Rosenborg intentó aprovechar este paso atrás para crecer, pero su falta de creatividad y la buena colocación ché impidieron que Renan tuviera que intervenir, y eso que a juzgar por el congelado rostro del brasileño estaba deseando tener algo de trabajo.

En la segunda parte, los ché salieron como locos a por el segundo gol. Con una gran ambición y una fuerte presión el Valencia ahogó el rústico fútbol de los nórdicos, aunque hubo que esperar a una genialidad de Pablo Hernández para que el balón se reencontrara con la red.

En los minutos finales, el Rosenborg se volcó en busca de un milagroso empate, dejando grandes espacios atrás que los ché aprovecharon para golear. Baraja y la pizarra de Emery convirtieron un saque de esquina en el tercer gol, mientras que Morientes regaló el cuarto a Joaquín en una contra.

Con el 0-4 en el marcador, la temblorosas sonrisas valencianistas abandonaron el césped viendo más cerca la próxima ronda de la UEFA y saboreando la merecida vendetta contra quien les había ridiculizado la pasada temporada y lo había intentado -sin éxito- esta semana.

La ficha y las calificaciones del partido:

Los Más y los Menos de Goal.com y los lectores: