Italia: Byron Moreno admite haber perjudicado a la azzurra en 2002

El ex árbitro internacional por Ecuador, que pitó aquel polémico partido que Corea del Sur ganó a Italia, admitió que fue "un error" haber invalidado un tanto de Damiano Tomassi que pudo haber cambiado la historia. Pasa el tiempo, pero aquel fallo -y otros- del colegiado sudamericano sigue escociendo en la patria del Calcio.

Por Juan Lirman.-

Dicen que el tiempo cura las heridas, pero habrá que dudar mucho de que los años, incluso las décadas, puedan reparar el daño que Byron Moreno ha hecho a los corazones azzurri en el Mundial de 2002. Varios de sus fallos perjudicaron clamorosamente al equipo europeo ante el dueño de casa, que a la postre avanzó a los cuartos de final, y el ex árbitro ecuatoriano ha admitido que se equivocó. Tarde... pero lo ha admitido.

En declaraciones a la 'Gazzetta dello Sport', hablando principalmente de la actualidad de la azzurra en la EURO 2008, Moreno reconoció haber perjudicado a la selección italiana en 2002, pero se lavó las manos asegurando: "fue culpa de uno de mis asistentes".

Se refería, puntualmente, a un gol anulado al italiano Damiano Tomassi durante la prórroga que era a todas luces legal. Poco después de aquella acción, Jung Hwan Ahn marcó un gol que sí fue convalidado -cómo no, si era coreano- y los asiáticos eliminaron al poderoso equipo europeo del Mundial.

Recordando aquel 'infame' partido, tal como ha quedado en la memoria de la azzurra, Moreno señaló: "En aquel momento esperé la decisión de mi asistente. Fui muy criticado por haber anulado aquel gol de Tomassi, y lo admito, fue un error. Pero el responsable fue el juez de línea".

Paradójicamente, a Italia también le han perjudicado en esta EURO 2008 convalidando un gol de Ruud Van Nistelrooy que perfectamente pudo haber sido anulado por fuera de juego del holandés. Moreno, sin embargo, aseguró que en esta acción "es el árbitro el que debe decidir, según su interpretación".

"Si los italianos creen que fue un error, es lógico que protesten. Pero una vez que el árbitro toma las decisiones, ya no hay nada que hacer...", razonó el ecuatoriano Moreno, retirado como árbitro internacional en 2003. Un año después del Mundial de Corea y Japón, concretamente.

Además de haber anulado aquel gol a Tomassi, Moreno castigó con una absurda expulsión a Francesco Totti, acusándole de un 'piscinazo' cuando se vio claramente que se había trastabillado solo. Además, concedió un dudoso penalti a favor de Corea que dio aire a los asiáticos cuando peor lo pasaban en aquel choque de octavos de final.