Noticias En directo

¿Cómo es el Chelsea de José Mourinho, rival del Atlético de Madrid?

El destino y el sorteo de cuartos han querido que dos equipos con un estilo tan semejante como son Atlético y Chelsea se vean las caras en toda una semifinal de Champions. Simeone ya se ha declarado fan de Mourinho en alguna que otra ocasión, por lo que es seguro que el 'Cholo' tiene más que estudiado al que será su último rival en busca de alcanzar la soñada final. En Goal analizamos las virtudes y defectos del Chelsea en el regreso a casa de The Special One:

PUNTOS FUERTES


José Mourinho

El equipo se define por sí mismo al mando del portugués. El ex del Real Madrid podrá ser muchas cosas fuera del terreno de juego, pero dentro de él es un entrenador como la copa de un pino. Más allá de que guste más o menos su estilo, Mourinho consigue inculcar en sus jugadores un espíritu competitivo y un sentimiento de unidad adherido por completo a cada combinado que dirige.

Si el Chelsea es el único equipo inglés en las semifinales de la Champions y ha estado peleando hasta el final por la Premier League, en buena medida es gracias a quién se sienta en el banquillo y capitanea al equipo cada semana. En Stamford Bridge van todos a una con él, tanto en la grada como en el vestuario.

Imaginación en tres cuartos

La gran virtud de este Chelsea y lo que les ha salvado a lo largo de toda una temporada. A Mourinho le sobró nada menos que Juan Mata, lo que deja bastante claro el potencial con el que contaba en esa zona del campo. A pesar de que el técnico de Setúbal manifestara a comienzos de temporada que el jefe de su ataque sería Oscar, la verdadera estrella de este equipo ha sido Eden Hazard.

De las genialidades del belga han dependido buena parte de las actuaciones de los Blues durante toda la campaña, por lo que su más que posible baja para el Calderón podría marcar el devenir de la eliminatoria. William, Oscar y Schürrle se quedan como referencias en una línea de mediapuntas santo y seña del estilo de Mou. Su fantasía y su eficacia marcan la determinación ofensiva de este Chelsea.

Solidez defensiva y ataques en tromba

Otra de las armas con las que viaja Mourinho por cada equipo que pasa. El manager portugués ha inculcado en el combinado londinense su sentido táctico y su afán por el juego firme y ordenado. El conjunto Blue ha recibido únicamente 26 goles en la Premier League (menos goleado de la competición) y 7 en Champions. En este aspecto se producirá el choque de estilos ante el Atlético, otro equipo basado en la robustez de su esqueleto.

La pareja formada por Terry y Cahill ha cuajado una temporada espectacular, al igual que Azpilicueta e Ivanovic en los laterales (este último baja para la ida). Esa tenacidad defensiva es complementada con contragolpes fugaces y efectivos, otra seña de identidad de un Mourinho que trata de tapar las carencias de este Chelsea en cuanto a construcción de juego. El poderío aéreo supone otra de las armas de la fortaleza de sus defensas, también ofensivamente hablando.

Experiencia en grandes citas europeas

El Chelsea ha sido el salvador del fútbol inglés en las últimas temporadas en Europa. Además de ser el único conjunto de las Islas en estas semifinales de la Champions, los Blues han encadenado dos títulos europeos consecutivos comandados por Di Matteo y Rafa Benítez.

Hace dos años levantaron la primera Champions de su historia venciendo al Bayern en su final en Múnich. La pasada temporada salvaron el año con el título de la Europa League ante el Benfica, aunque en las dos Supercopas de Europa fueron derrotados, curiosamente una ante el Atlético y otra ante el Bayern de Guardiola. Stamford Bridge ya se ha acostumbrado a las grandes noches europeas, que le pregunten al PSG.

PUNTOS DÉBILES


Ausencia de un delantero goleador

La gran queja de Mourinho durante toda la temporada. Pese a que el portugués decidió ceder a Lukaku en el último día de mercado, las ruedas de prensa del ex del Real Madrid han venido marcadas por un tema monótono e incluso cansino: “Necesitamos un delantero”.

Fernando Torres partía como favorito para ello, pero las lesiones y la falta de confianza de su entrenador le han relegado de nuevo al banquillo. Eto’o llegó en verano como una de las “vacas sagradas” de Mou y ha sido el que mejor ha respondido a las peticiones de su entrenador, aunque sólo ha convertido 12 dianas. Demba Ba era el tercero en discordia pero parece haber adelantado a Torres con su gol salvador en cuartos. A Mourinho le sigue sin convencer ninguno de los tres y no sería nada extraño ver a Schürrle como referencia. El portugués ya manifestó que lo prefiere así.

Baja de Matic en Europa

La pieza que le faltaba a Mourinho para completar su puzzle llegó en el mercado invernal. El centrocampista serbio ha logrado tapar las carencias de un mediocampo Blue sin fluidez ni criterio alguno a la hora de jugar el esférico. Un equilibrio que ha permitido al Chelsea mejorar en la segunda vuelta del campeonato, pero que tiene un déficit: Matic ya jugó Champions con el Benfica y en Europa Mourinho se ve obligado a buscar una solución a su ausencia. David Luiz o Ramires no cumplen ni mucho menos la función que con tanta efectividad ha desempeñado el serbio desde su llegada a Stamford Bridge.

Problemas en la salida del balón

Totalmente ligado con el punto anterior, el gran aspecto en el que sufre el Chelsea. En liga parece haberlo solucionado con la incorporación de Matic, pero en Europa el centro del campo Blue padece de insuficiencia a la hora de llegar con elocuencia a zona de tres cuartos. La posición de David Luiz en el mediocentro como le vimos ante el PSG, no ayuda a batir la primera línea de presión del rival y vemos como el conjunto de Mourinho erra en un gran porcentaje de pases en esa zona del campo.

Ni Lampard ni Ramires están acostumbrados a desempeñar esa función, por lo que será un aspecto aprovechable por un Atlético de Madrid que cuenta con futbolistas del perfil de Diego Costa, totalmente capaces de sacar frutos de una de la grietas que tiene este Chelsea.

Desconexión en algunos encuentros y ritmo bajo

Otro de los grandes defectos del Chelsea de Mourinho y que puede haberles costado lograr la Premier League. El conjunto Blue ha llegado a dormir tanto algunos encuentros que se han acabado escapando. Pese a que la mentalidad y el compromiso es algo innegable en el conjunto londinense, también es cierto que su aislamiento en algunos partidos o tramos de ellos les han traído más de un disgusto.

Como ejemplo claramente remarcable quedan la derrota en Stoke o ante el Sunderland y el empate en West Brom. El tercer gol del PSG en la ida de cuartos supone otro caso semejante. Aunque las grandes citas son algo diferente. Relacionado con esto, reside el aspecto del ritmo. Los Blues han acostumbrado a un compás de partido muy bajo durante la mayoría de la temporada. El Atlético debe imprimir una cadencia alta y hacerles sufrir por ahí. 

ONCE IDEAL