¿Quién mueve los hilos en la Liga de Fútbol Profesional?

La polémica sobre los derechos de televisión, están haciendo del fútbol un negocio a expensas del aficionado
 Gorka Posada
 Editorial
Síguele en

El fútbol ya no es lo que era. El sentimiento del aficionado ha quedado al margen de todos los dirigentes que mueven los hilos de las principales Ligas y competiciones mundiales. La polémica con los horarios de la Liga BBVA es uno de los ejemplos más claros y más recientes del panorama futbolístico español.

Y es que parece que los clubes afectados por los extraños horarios implantados por la Liga de Fútbol Profesional, son aquellos que no comparten los mismos derechos televisivos que tiene la empresa acreedora de los privilegios para hacer llegar a nuestras pantallas la Primera y Segunda División.

Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, ha sido el primer 'valiente' que ha salido a la palestra para pedir explicaciones a los responsables que implantaron los horarios de las primeras tres jornadas:. "Mi impresión y la que tenemos todos es que Roures (presidente de Mediapro) fija los horarios", declaró.

No le falta razón. Atrás quedan las tardes de los domingos, que ya no se seguirán llamando las 'tardes de fútbol'. La afición se está empezando a hartar de los horarios, ya que hay que informarse para saber a qué hora y qué día va a disputar su equipo favorito el siguiente partido.

Además, el hincha es trabajador o estudiante. Si implantan el lunes a las 23:00 horas un partido (ya se ha fechado el Real Zaragoza-Real Valladolid para dicha hora), como mínimo acabará a las 00:45 horas. Una hora un poco 'golfa' para que los padres vayan con sus hijos a animar de su equipo de toda la vida, básicamente porque al día siguiente el padre tiene que ir a trabajar y el hijo a la escuela.

Hay que tener en cuenta que esto puede afectar incluso al negocio del fútbol. Los derechos televisivos están repartidos para que Real Madrid y Barcelona tengan unos ingresos desproporcionados con los demás clubes de Primera División. Está claro que ambos deben de cobrar más que cualquier otro equipo, ya que son los que más audiencia crean, pero es en la Liga BBVA donde las entidades más potentes tienen la mayor diferencia económica con otros clubes dentro de todas las Ligas europeas.

Todo este climax ha hecho que la Liga sea cosa de dos. Si esto sigue así, podría volverse en contra de la LFP. Los partidos que no sean un Barcelona-Real Madrid no los verá nadie, ya que todo el mundo sabrá el resultado final, a la espera de saber cuantos goles ha marcado el grande.

La conclusión es clara. El fútbol vive de los aficionados y si los aficionados pierden el interés por él, no habrá partidos, por lo tanto, tampoco ingresos económicos. Si los niños no pueden acudir al fútbol, no habrá futuros aficionados. En conclusión, la burbuja que tienen entre manos, estallará.