España debe tocar, tocar y tocar pese a las críticas

La selección, pese a las dudas iniciales, ha demostrado que conoce el camino correcto para seguir haciendo historia
 Adrián Boullosa
 Opinión | Euro 2012
Síguele en

España comenzó su travesía en la Euro 2012 de Polonia y Ucrania con un empate que sembró las dudas e incluso hizo que se cuestionara el estilo de la selección: Italia fue capaz de hacer daño a la vigente campeona de la competición, y no tardaron en saltar las alarmas que avisaban de la necesidad de algún cambio.

Fue en ese momento cuando Vicente del Bosque tuvo la suficiente personalidad para llevar a cabo su idea de “falso nueve” ante la Azzurra y la suficiente humildad para reconocer que pudo equivocarse en su planteamiento colocando a Fernando Torres en el siguiente partido ante Irlanda.

Sin embargo, las críticas a la Roja no solo se dirigieron hacia el seleccionador: muchos aprovecharon la coyuntura para cargar las tintas contra el estilo que ha convertido a España en campeona de Europa y del Mundo.

“Tocamos demasiado y no rematamos a puerta”, “nos mareamos con tanto balón” o “estamos aburridos de tocar y tocar”, han sido algunas de las afirmaciones que se han podido escuchar antes del último choque ante los de Giovanni Trapattoni y que, sorprendentemente, han desaparecido después del contundente 4-0 logrado por la selección.

ESPAÑA 4-0 IRLANDA
GRUPO C

Resulta irónico que el empate ante Italia (un equipo histórico cuatro veces campeón del mundo y con una Euro en sus vitrinas) haya puesto en tela de juicio un estilo, el del toque y el buen fútbol, que ha dado tan buenos resultados en el último lustro.

Un estilo que inventó Luis Aragonés, el “Sabio de Hortaleza”, que ha sido respetado y cultivado por Vicente del Bosque y que se ha convertido en una referencia en todo el planeta fútbol. Un camino que se comenzó a recorrer en el Mundial de Alemania en 2006 y que nos ha llevado a la posibilidad de hacer historia logrando tres grandes títulos de forma consecutiva, algo que nadie ha hecho hasta ahora.

ESTADÍSTICAS | España 4-0 Irlanda

 Tiros
 A puerta
 Posesión
 Pases totales
  Córners
  Amarillas
ESPAÑA
26
20
76%
898
8
2
IRLANDA
6
4
24%
326
2
3
El toque es para España lo mismo que la inspiración para un artista o la reivindicación para un manifestante. Es el leitmotiv de un equipo construido a base de una generación única de futbolistas capaces de superar los complejos de inferioridad y derribar las maldiciones históricas que acompañaban a la selección.

Y justo en el mismo escenario en el que comenzaron las dudas, la “Roja” ofreció una nueva clase magistral de 898 toques, uno detrás de otro, como una sinfonía en la que los músicos no confunden un solo acorde: Xavi Hernández, Xavi, Busquets, Iniesta y Silva ejercieron de directores de orquesta, mientras el resto acompañaban la melodía.

Gdansk no tuvo más remedio que rendirse al olé de buen flamenco con el que se vestía cada pase. Fernando Torres, el propio Silva y Cesc Fábregas rubricaron la victoria con goles, pero el verdadero triunfo radicó en lo colectivo, en el estilo.

Con la inyección de moral del resultado, los aficionados deben aprender una máxima que en el vestuario se han grabado a fuego: España ya tiene una forma de jugar, no renunciará a ella jamás y deberá protegerla cuando las victorias no lleguen.

Saber a qué juega la selección ha sido un profundo proceso de reflexión llevado a cabo durante varias generaciones. Con la marcha de Iñaki Sáez tras el estrepitoso fracaso en la Euro 2004 de Portugal, la “Roja” tomó la decisión correcta. Es hora de demostrar que ocho años después, no estamos dispuestos a cambiar pase lo que pase.