Mundial 2010: Alemania pone el juego, Serbia el gol y Undiano Mallenco la polémica (0-1)

Los hombres de Löw fueron mejores que su rival, pero la rigurosa expulsión de Klose a la media hora y el carrusel de fallos de Podolski (un penalti incluido) dejaron a los teutones sin puntuar. Serbia se llevó el partido basándolo todo en una buena defensa y sacando el máximo provecho a un gol de Jovanovic en el minuto 38 de la primera mitad.
Por Quillo Barrios.-

Alemania-Serbia (0-0)


Era el partido más atractivo del Grupo D y ambas selecciones lo sabían. Acudían a la cita con ganas de demostrar al mundo de lo que eran capaces. Alemania llegaba con la obligación de hacer el mismo buen juego que en la primera jornada, mientras que Serbia debía ganar para no quedarse fuera del Mundial en la primera fase.

Así las cosas, la alineación de Löw no sorprendía a nadie. Jugaba Özil, al que llamaban El Nuevo Messi, y arriba teníamos a Klose, que no era titular en las encuestas, pero que se ha hecho con un hueco en la titularidad. Los once germanos eran los siguientes: Neuer, Friedrich, Mertesacker, Badstuber, Lahm, Schweinsteiger, Khedira, Müller, Özil, Podolski y Klose.

Serbia, por su parte, aparecía con Nikola Zigic arriba, como único referente ofensivo. Además, Radomir Antic apostaba por un centro del campo muy poblado, en el que Krasic era la gran figura. La alineación fue la siguiente: Stojkovic, Kolarov, Vidic, Subotic, Ivanovic, Jovanovic, Stankovic, Ninkovic, Krasic, Kuzmanovic y Zigic.

El encuentro arrancó con una Alemania dispuesta a tener el balón en todo momento. Los hombres de Löw buscaban jugadas rápidas, de dos o tres toques y con mucha movilidad entre sus jugadores. La mayoría de ataques llegaban por la derecha, donde aparecía un Özil enchufadísimo y peligroso para la zaga rival.

Podolski gozó de la primera gran ocasión
tras un zapatazo desde la frontal que se marchó fuera por un suspiro. Serbia, mientras tanto, aguantaba como podía los ataques alemanes e intentaba aparecer con peligro al contragolpe. Krasic las pedía todas y quería asociarse con los hombres de arriba, pero el equipo de Radomir Antic tenía muy separada las líneas y así era difícil tener el balón y meter algo de miedo a los teutones.

Con el paso de los minutos, el dominio de la Mannschaft fue aumentando. La constancia germana nos hacía pensar que el 1-0 podía llegar en cualquier momento, pero Klose se encargó de reventar los pronósticos, ya que fue expulsado en el 37' tras ver dos tarjetas amarillas, la segunda de ellas algo rigurosa.

La roja a Klose espoleó a Serbia, que se puso por delante en el 38' con gol de Jovanovic. El fútbol, tan caprichoso como siempre, sonrío a los de Radomir Antic, que vencían a su rival tras más de media hora metidos en su campo sin querer jugar al fútbol.



Khedira pudo igualar antes del descanso, pero su violento remate desde la frontal se estrellaba en el larguero y dejaba un gesto de incredulidad en sus propios compañeros, que se marchaban a vesutarios por debajo en el marcador pese a haber sido muy superiores en todo momento.

En la reanudación vimos a Alemania con el mismo guión de la primera mitad, buscando la portería rival y apostando por un juego fluido, sinónimo de buen fútbol y con velocidad y movilidad en los últimos metros. Serbia, por su parte, y con uno más, lo fiaba todo al contragolpe. La ventaja era muy importante para ellos y no querían dejarla escapar.

En un arreón alemán llegó el carrusel de fallos de Podolski. El jugador teutón envío fuera dos inmejorables ocasiones desde el lateral del área y, además, falló un penalti cometido por Vidic tras tocar el balón con la mano de manera descarada dentro del área. Stojkovic adivinó el lanzamiento y evitó el empate de la Mannschaft, que se desesperaba viendo como no eran capaces de empatar el encuentro.

Alemania fue acusando el desgaste físico con el paso de los minutos, situación que aprovechó Serbia para dejarse ver por el área rival. Los hombres de Radomir Antic gozaron de dos claras ocasiones en menos de diez minutos. Ambas acabaron en la madera, una tras una remate de Jovanovic, y la otra tras un cabezazo de Zigic en el segundo palo.

Al final, victoria para Las Águilas Blancas, que podrían meterse en octavos pese a la derrota de la primera jornada. Alemania, por su parte, deberá sufrir ante Ghana si quiere superar la primera fase. Empezó arrasando, pero puede quedarse fuera a las primeras de cambio. ¿Se lo imaginan?


VOTA EL TOP-FLOP DEL PARTIDO PINCHANDO AQUÍ:

EL DEBATE: ¿CÓMO HAS VISTO EL PARTIDO? ¿TE PARECE JUSTA LA DERROTA DE ALEMANIA? ¿HASTA QUÉ PUNTO LES HA PERJUDICADO UNDIANO MALLENCO? ¡¡OPINA!!: