thumbnail Hola,

José Mourinho se suicida ante un Barcelona sin sorpresas

El técnico del Real Madrid elige un once plagado de suplentes contra el líder de la liga. Sin Ronaldo y compañía, el portugués deja claro que el Clásico de hoy no le interesa nada

Este sábado se juega el segundo Clásico de Liga en el Santiago Bernabéu, aunque de Clásico tiene poco si se observa la alineación inicial del anfitrión. José Mourinho ha decidido que el Real Madrid saliera ante su público con un once plagado de futbolistas que no suelen ser titulares. La suplencia de Cristiano Ronaldo, quien comenzará el encuentro desde el banquillo, es la prueba más acabada de ello.

Poco menos que un suicidio es lo que hace el técnico portugués, conocedor de las nulas posibilidades que tienen los merengues en el campeonato. Los 16 puntos de distancia entre el Barcelona y el Real Madrid en la tabla clasificatoria quitaban cierto interés al mejor partido que puede haber en estos días. The Special One ha hecho el resto para que ahora el Clásico tenga realmente poca relevancia.

La titularidad de Kaká -Ángel Di María está sancionado- podría servir para medir su estado de forma en un partido exigente. El actual subcampeón liguero no es el Deportivo La Coruña. Sin embargo, muchos se preguntan si es el Barcelona el rival contra el que había que poner a prueba al brasileño. De cualquier forma, queda claro que el resultado es lo último que le interesa al míster lusitano. Sin ir más lejos, desde el inicio saldrá Morata, acompañante de Karim Benzema en punta.

Por su parte los culés, que no jugarán Champions League entresemana como sí lo harán los capitalinos (ante el Manchester United, en Old Trafford), llegan al Coliseo blanco con lo mejor que tienen. Que no en su mejor momento. Jordi Roura ha elegido sacar su once de gala, aunque no sorpresivo. Lo más importante pasa por la presencia de David Villa en punta, lo que dará más profundidad al líder de la liga española.

Lesionado Xavi Hernández, cuya recuperación demandará entre 10 y 15 días, la duda pasaba mayormente por saber si en el centro del campo junto a Iniesta y Sergio Busquets estaría Fábregas o Thiago. El improvisado entrenador del conjunto catalán decidió sentar a Cesc. En la porra, más de uno habrá acertado el XI blaugrana.

Artículos relacionados