Liga BBVA: El líder pincha en Almería tras otro mal partido (2-2)

El Barcelona empata en Almería tras un partido extraño en el que los culés terminaron el partido sin Ibrahimovic ni Guardiola, ambos expulsados. El Almería de Lillo puso muchos problemas y el Barça no los supo solventar. El Madrid acecha.
Por Iago Lago.-

Almería-Barcelona (2-2):

Duro golpe para el Barcelona con este empate a dos goles contra el Almería en el estadio de los Juegos del Mediterráneo. Los culés encajaron un gol muy pronto y, aunque lograron empatar, las expulsiones de Guardiola e Ibrahimovic, ambos por roja directa, terminaron condicionando a un equipo que no logra encontrar la continuidad en su juego.

Guardiola apostó de nuevo por un once sin Henry, siendo Pedro quien jugó en el extremo izquierdo del ataque, junto a Messi e Ibrahimovic, mientras que Iniesta se colocó en el centro del campo junto a Xavi y un Yaya Touré que se terminó retirando lesionado.

Lillo, por su parte, demostró que su estilo de juego abierto es más rentable que el marcaje al hombre de Hugo Sánchez, obteniendo mejores resultados en un partido igualmente difícil.

Piatti, Guilherme y Crusat
se encargaban de emplear su velocidad en montar peligrosos contrataques, por lo que, a pesar de todo, el sistema también se basó en la defensa, aunque sin renunciar al ataque.




Nada más comenzar el encuentro, el Barcelona se llevó el primer golpe del partido con un gol de Cisma gracias a un perfecto cabezazo en una jugada de córner. Los culés, a pesar de esto y de la expulsión de Pep Guardiola por protestar una acción al asistente de Clos Gómez, lograron empatar gracias a un bello gol de libre directo de Leo Messi tras una falta muy discutida en Almería al borde del área de un magnífico Diego Alves que poco pudo hacer en esta acción.

Así llegó el segundo tiempo del encuentro, con juego y balón para los dos equipos, aunque con un ligero pero descontrolado dominio culé. En esta segunda mitad, el Barça parecía decidido a terminar su remontada, pero todo se torcería con suceso inesperado.

A los diez minutos de la segunda mitad, Carles Puyol marcaba gol en propia puerta alintentar despejar un centro al área de Guilherme. Tras esta desafortunada acción, Ibrahimovic vería también la roja directa por propinar un discutido codazo a un defensor del Almería.

Con todo en contra, Messi apareció como el salvador que es para anotar su segundo gol, aprovechádnose de un lamentable despeje de Guilherme que terminó en sus botas dentro del área pequeña.




Con el 2-2 definitivo el tiempo fue transcurriendo y el partido terminó con alegría para los locales y decepción para un Barcelona que ha vuelto a jugar mal. El equipo no carbura y la continuidad es la asignatura pendiente mientras el Real Madrid ya acecha el primer puesto.

-La ficha del partido

¡Vota al TOP y al FLOP del partido!