Juanito: hace 20 años que se fue el hombre y nació el mito del Real Madrid

El histórico ‘7’ del Real Madrid falleció en accidente de tráfico en la madrugada del 2 de abril de 1992, hace dos décadas ya. El madridismo le sigue teniendo bien presente
Por: Alberto Piñero (@pineroalberto)

El Real Madrid juega en el Santiago Bernabéu. Llega el minuto siete de partido. Buena parte del estadio se dispone a entonar una misma sintonía: “Illa, illa, illa, Juanito maravilla” en memoria de Juan Gómez González, uno de los mejores jugadores que pasaron por aquel estadio, el histórico ‘7’ merengue, uno de los símbolos del club blanco. Este lunes 2 de abril, el Real Madrid no juega en partido oficial, pero todo el madridismo en su foro interno estará recordando a Juanito como en cada minuto 7 de cada partido como local. Y es que este lunes se cumplen 20 años desde que Juanito dejó este mundo para convertirse en un mito.

Nacido en Málaga, forjado en el Atlético de Madrid y en el Burgos, Juanito fichó por el Real Madrid el 19 de noviembre de 1976, pocos días después de haber cumplido 22 años, y ya como internacional español. Su carrera iba camino de ser brillante hasta ese momento, y su matrimonio con el Real Madrid le elevaría al Olimpo de los ilustres del fútbol madridista y español. El Barcelona también se interesó por él, y curiosamente, en su primera temporada como madridista, en su primer Clásico en el Camp Nou, fue clave en la victoria 2-3. Pese a que días antes había recibido un botellazo en Belgrado del que aún estaba convaleciente.

Sería el mejor comienzo posible para lo que Juanito estaría destinado a hacer vistiendo la elástica merengue. Y es que si por algo el Real Madrid tiene fama hoy de nunca darse por vencido, de luchar siempre hasta la extenuación, de no ir nunca perdiendo sino estar siempre ‘a punto de remontar’ es en parte por la etapa en la que Juanito estuvo en el Real Madrid. Jugador racial y temperamental como pocos, amaba el Real Madrid por encima de todo y su espíritu junto con el de compañeros como Benito, Camacho o Stielike impregnó a toda una generación. Hasta el punto de que con el ‘7’ en el club blanco fue cuando llegaron todas aquellas grandes remontadas en el Bernabéu, aquellas de las grandes noches europeas, aquellas que sirvieron para acuñar el ‘miedo escénico’ del coliseo blanco. Porque como el propio Juanito decía: “90 minuti in Bernabéu son molto longo”. Su imagen ganando el túnel de vestuarios saltando aún está bien fresca en la memoria.


En sus diez años en el Real Madrid, Juanito sumó dos Copas de la UEFA, cuatro Ligas, dos Copas del Rey, una Copa de la Liga, un subcampeonato de la Copa de Europa (1981) y otro subcampeonato de la Recopa (1983), además de un Pichichi con 17 goles (1983-84). En 1987 puso fin a su carrera en el club blanco, que no retirada. En abril de aquel mismo año cometió la imprudencia de dejarse llevar por su temperamento, pisando a Matthaus en la cabeza en un partido de Copa de Europa ante el Bayern de Múnich. Lo que motivó una sanción ejemplar, y su adiós del club blanco.

Fue un 2 de abril de 1992, cinco años después, cuando un fatídico accidente de tráfico se llevó por delante la vida de Juanito. Viajaba con compañeros del Mérida de vuelta a la ciudad extremeña después de ver en el Santiago Bernabéu un partido de su Real Madrid contra el Torino en la UEFA cuando tuvo lugar el accidente. En lugar de hacer noche en la capital española, decidieron viajar en la misma noche porque al día siguiente tenían entrenamiento. El fútbol le dio la vida, y con el fútbol se marchó. Siendo ídolo del madridismo, y con el sueño de ser entrenador merengue aún por cumplirse.