Verratti: Ibrahimovic enseñó al PSG a ser líder

En su última columna exclusiva para Goal, el centrocampista del París Saint-Germain explica cómo se nota la ausencia del sueco

EXCLUSIVA

En primer lugar, me gustaría felicitar el nuevo año.

Prometo dar el 100% en el campo. Para mí, los aficionados son la parte más bonita del fútbol y no escribo esto solo para complaceros. No ganas dinero por venir a vernos. Al contrario, lo gastas. Algunos de vosotros trabajáis hasta siete días a la semana para ganar el sueldo y poder venir a vernos.

Lo menos que podemos hacer por vosotros es dar el cien por cien. Habrá partidos en donde los rivales sean más fuertes que nosotros y en los que corremos el riesgo de perder, pero siempre daremos el máximo.

Por el momento el ambiente del Parc des Pinces es estupendo. Podemos ver que la pasión se ha llevado a otro nivel y eso es bueno para nosotros. En la segunda mitad de la temporada habrá grandes partidos y eliminatorias, vamos a necesitarlo.

En mi columna de hoy quiero hablarles sobre el liderazgo en el vestuario. Durante algún tiempo y cuando las cosas no iban a nuestra manera, a menudo escuché hablar sobre la falta de un líder en el vestuario tras la salida de Zlatan Ibrahimovic. ¡Al revés! ¡Zlatan nos enseñó a ser líderes! Es alguien que mejora a todos los que juegan con él.

Con el PSG fue impresionante ver que se entrenaba como un chico de 18 años. Fue un ejemplo a seguir en el vestuario. Era un líder. A veces, simplemente viéndolo entrenar, querías entregarte más para no hacer el ridículo. Trajo una mentalidad ganadora a París.

Fuera del campo, Zlatan me dio mucho. Todo el mundo piensa que la vida como futbolista siempre es fácil, pero no es así. Mira, yo no me quejo, tengo mucha suerte. Pero cuando vienes a Francia con 21 años, empiezas a tener mucha gente a tu alrededor y mucho dinero necesitas a alguien que te mantenga firme. Para mí fue Zlatan. Confié en él.

Zlatan y yo somos personas muy diferentes. Le quiero mucho, pero hay muchas maneras diferentes de ser un líder. Debe haber alguien como él en el vestuario, pero no puedes tener a 20 Ibras. Thiago Silva o Motta son diferentes, por ejemplo.

He aquí un pequeño ejemplo de cuando estuvimos pasando un mal momento y nos tocó hablar con la prensa tras perder 2-1 en Guingamp. Siempre es fácil culpar a un compañero, al entrenador o al club. Creo que primero debes mirarte a ti mismo antes que a los demás, y es así como lograrás salir de los momentos difíciles.

No todo el mundo estaba al 100% en ese momento. Hemos visto que últimamente hemos encontrado un mayor espíritu de equipo que tal vez antes no era tan fuerte. También es lógico porque cuando estás en una situación difícil te falta confianza y cuando te falta confianza buscas hacerlo mejor.

Podemos ver que en el entrenamiento las cosas son un poco diferentes. Entrenamos algo más y hablamos algo menos. Es un punto importante.

Hay un núcleo fuerte en este equipo que se conoce desde hace cuatro o cinco años y eso es muy útil cuando llega un nuevo jugador. Deben aprender rápidamente que en el PSG no hay margen de error. Ibrahimovic aseguró que lo sabíamos y debemos seguir haciéndolo.

Algunos jugadores podrían llegar a Francia y pensar que va a ser fácil, pero no es así. Es un tipo de fútbol diferente pero para nada más fácil. El club está haciendo un gran esfuerzo y no podemos quedar terceros.

Thiago Silva y Thiago Motta son los verdaderos líderes de este equipo. Todavía soy un jugador joven y estoy aprendiendo de ellos. Tienen más experiencia que yo pero eso no me impide que pueda hablar en el vestuario cuando algo no está bien.

No hay escasez de líderes en el vestuario ahora que Zlatan se ha ido, solo son diferentes. Nos dejó su mentalidad y eso es lo que estamos tratando de transmitir a los que no estuvieron junto a él.