Champions: El proyecto del Real Madrid se hunde en una noche negra (1-1)

Cristiano Ronaldo adelantó al conjunto merengue en el minuto seis, pero los hombres de Pellegrini no supieron ampliar la ventaja pese a gozar de ocasiones clarísimas durante toda la primera mitad. El Lyon se mostró superior en la segunda parte y acabó destrozando las ilusiones blancas con un gol de Pjanic en el 76'. Sexto año consecutivo sin llegar a los cuartos de final.
Por Quillo Barrios.-

Real Madrid-Lyon (1-1, global de 1-2):

Ya lo avisábamos en los días previos. Se había desatado una euforia preocupante en el madridismo tras remontar un 0-2 al Sevilla. Era algo muy bonito y que ayudaba a subir la moral, pero nada más. No se había logrado nada. Llegábamos demasiado crecidos al encuentro de Champions pensando que somos los mejores, cuando la historia más reciente nos dice justo lo contrario.

Decir que se veía venir sería de ventajistas, pero os puedo asegurar que no me gustaba el ambiente eufórico que se vivía en la Casa Blanca. Nadie ha sido capaz de frenar el desmedido optimismo que existía en el Real Madrid. El único que ha puesto algo de cordura ha sido Casillas, mientras otros como Sergio Ramos o Cristiano Ronaldo daban por cerrada la eliminatoria antes de afrontar el partido de vuelta.

Ahora, y después de 250 millones de euros y otros tanto millones de lágrimas, llega el momento de reflexionar. Sales de la Copa con un vergonzoso 4-0 y te elimina el Lyon de la Champions, un rival que, por mucho que quieran vender ahora, es normalito. Puedes caer ante un Manchester United o un Chelsea, pero no superar al equipo francés supone un fracaso de proporciones incalculables.

No vamos a decir que se vayan todos, pero sabemos que muchos van a quedar señalados tras el 1-1 de esta noche. Pellegrini será el primero. Ha vuelto a liarla en una noche grande. La alineación estaba bien. Jugaban los mejores y se reservaba algún as en la manga para la segunda mitad. Lo malo es que no ha sabido reaccionar desde la banda. Metió a Van der Vaart y Raúl, situación que estaba dentro del guión, pero quitó a Granero y Kaká. Especialmente indignante fue la marcha del brasileño. ¿Cómo puedes mandarle al banquillo con 1-1 en el marcador? ¿Por qué no quitas a un central? No hay respuesta. Es de locos.

Pese a todo, la peor sustitución no llegó hasta el 84'. Y es que, al técnico chileno se le ocurrió la idea de quitar a Arbeloa para meter a Diarrá. Te quedas sin un lateral que subía por banda de manera constante, para dar entrada a otro centrocampista, cuando lo que demandaba el encuentro era amplitud.

Otro de los que se llevará palos por todos los lados será Higuaín. Ha fallado el día que no debía hacerlo. Aquí le hemos defendido siempre, pero lo de hoy no tiene defensa. Es lo que hay. Tuvo dos ocasiones clarísimas que se perdieron entre la desesperación del público. Especialmente dolorosa fue la que tuvo en el minuto 25. El Pipita se va de Lloris y manda su remate al palo con la portería vacía. No puedes fallar eso cuando tu equipo domina, gana 1-0 y tienes al rival entregado. Lo único que consigues es dar vida al contrario.

Junto a Higuaín y Pellegrini, veremos a Kaká. El brasileño será el tercero en el ojo del huracán. No apareció en la noche más esperada. Volvió a decepcionar. Los que le defendemos nos quedamos sin argumentos con el paso del tiempo. En el otro lado de la balanza están Cristiano Ronaldo y Guti. El primero estuvo a un gran nivel, aunque en la segunda mitad se le notó algo más intermitente. El Catorce, por su parte, lo dio todo y corrió como nunca en busca del balón. Se le veía entregado y enchufado, pero no pudo ser.



Dejando a un lado el aspecto individual y centrándonos en lo ocurrido durante los noventa minutos, debemos ser justos y decir que la primera media hora del Real Madrid ha sido muy buena. Tuvieron ocasiones, posesión, velocidad y movilidad. Cristiano abrió el marcador en el minuto seis y el equipo se sintió superior. Lo peor es que empezaron a fallar oportunidades. El 2-0 parecía cercano, pero acabó siendo un espejismo.

Todo lo bueno que ofreció el equipo blanco se acabó en la reanudación. No sabemos el por qué. No sabemos si Pellegrini les pidió retrasar las líneas, o si acusaron el esfuerzo físico. No lo sabemos. Lo cierto es que Puel metió dos cambios que le funcionaron al Lyon, que fue muy superior durante toda la segunda mitad. El Madrid se hundió y el desenlace se veía venir. Todo acababa con el gol de Pjanic. Era deprimente. Nadar para morir en la orilla. Gastar para irte a casa como un equipo pequeño.



Ivar Matusevich dijo, en una de sus columnas, que
aparecían los primeros síntomas del abismo en el Real Madrid. Fue tras el 1-0 encajado en Lyon. Muchos lo criticaron, pero en sus palabras se escondía la razón de la persona que es imparcial, que no se mueve por intereses, que dice lo que piensa. Ahora entiendo aquella frase. Había miedo. No se mostraban superiores al Lyon y el pánico llegaba. Muchos temían que, 250 millones de euros después, la pesadilla iba a seguir su curso. Tres semanas después, la pesadilla se torna en interminable.

La Columna de Ivar Matusevich: El Real Madrid y su ausencia de grandeza

LA FICHA Y LAS CALIFICACIONES DEL PARTIDO

VOTA EL MÁS-MENOS PINCHANDO
AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO: ES UN DÍA DURO, HIRIENTE PARA EL MADRIDISMO, Y HAY QUE BUSCARLE EXPLICACIÓN A ESTA NUEVA DEBACLE EN CHAMPIONS. ¿CUÁL ES LA TUYA? ¿PELLEGRINI, EL PROYECTO EN SÍ, LA DIRECTIVA? ¡¡OPINA, VAMOS!!: