El día que Harry Redknapp hizo debutar a un aficionado del West Ham

En verano de 1994, el entonces técnico 'Hammer' dio la alternativa a un fan del equipo que se había desplazado a ver un partido amistoso. Nació entonces 'la leyenda de Tittyshev'

El pasado lunes 30 de marzo, el espacio documental 'Informe Robinson', conducido por el ex-jugador y actual comentarista en Canal + Michael Robinson, rescató del pasado una curiosa historia que daría lugar a 'la leyenda de Tittyshev':

Corría el verano de 1994 y el West Ham, con Harry Redknapp al frente del equipo, visitaba al Oxford City en partido amistoso de pretemporada. No era el encuentro del año pero Steve Davies, un incondicional aficionado 'Hammer' decidió acudir al estadio a ver in situ las evoluciones de los suyos antes de que comenzara un nuevo curso.

Chris Fontaine, defensor del Oxford City en aquella época, recuerda a la perfección el haberse enfrentado contra un rival de Premier: "Había unas 2.000 personas en el campo, un gran ambiente para el partido". Mike Marsh, Joey Beauchamp o Lee Champan formaban parte de aquel West Ham que esa tarde se medía a un equipo de regional.

Davies, que viajó en coche acompañado por dos amigos y su pareja por entonces, se mostró muy crítico con la actuación del delantero Lee Chapman durante la primera mitad del choque: "Jugaba contra un defensa que era más bajo que él, pero acababa en el suelo cada vez que chocaban. Cuando se cayó por tercera vez, empecé a meterme con él", explica 21 años después. "Cada vez que atacábamos le gritaba: ''Chapman, burro, levanta el culo!'", añade.

Lee Champan, el jugador al que Steve Davies sustituyó, ya en su etapa en el Leeds United

Tras una primera parte llena de lesiones, el West Ham se fue a los vestuarios ganando, pero con todos los cambios hechos. Nada más comenzar la segunda mitad, precisamente Chapman cayó lesionado y a pesar de quedarse con 10 jugadores, Steve Davies lo celebró desde la banda. "Fue entonces cuando Redknapp se acercó a mí y me preguntó si creía que podía hacerlo mejor que Chapman". La respuesta del aficionado, que se encontró ante la oportunidad de su vida, no se hizo esperar: "¡Por supuesto que sí", le dije.

Para el asombro de Davies y de sus amigos, Harry Redknapp mandó a cambiarse al aficionado y le hizo saltar al terreno de juego con el '3' a la espalda. Tenía cerca de 40 minutos por delante para compartir terreno de juego con sus propios ídolos. Muy pocos de los presentes en el estadio conocía la verdad. "Me preguntó de qué jugaba y aunque solía hacerlo de defensa, para una vez que iba a jugar con el West Ham, le dije que de delantero", relata Davies.

"Pensaba que se trataba de un cambio más, pero al ver la reacción de la gente, me di cuenta de que pasaba algo raro", ríe Fontaine. El chico encargado de la megafonía del estadio desconocía la identidad del nuevo jugador del West Ham y se acercó corriendo a Redknapp: "Harry, ¿quién es ese?", le preguntó. "¿No has visto el Mundial? ¡Este es Tittyshev, el búlgaro!", respondió el entrenador. Ahí nació la leyenda.

Steve Davies logró participar del juego de su equipo e incluso marcó un gol, pero el árbitro decidió anularlo: "Te has cargado mi sueño, hijo de p***", se acercó para decirle. Por suerte, el colegiado se lo tomó a broma y ambos rieron. Habría sido el broche de oro para Davies, el aficionado al que Redknapp hizo debutar.