Análisis Mercado: Sergio Agüero y el adiós más doloroso

Sergio Agüero ha decidido irse del Atlético de Madrid y su táctica para lograrlo fue la de tierra quemada. ¿Es entendible su actitud? ¿Pudo actuar diferente? Lo analizamos.

Por lvar Matusevich: Follow adrianboullosa on Twitter

Hay jugadores distintos fuera y dentro del campo de juego. Para situarnos dentro del marco de entendimiento del caso Agüero, emplearemos sólo dos ejemplos de sus propios compatriotas, enraizados en una tradición de lealtades y códigos que el Kun ha puesto en tela de juicio.

Juan Román Riquelme, por ejemplo, decidió jugar un año gratis en Boca por el esfuerzo que hizo el club xeneize para contratarlo; a su vez, y a pesar del conflicto con Pellegrini y el Villarreal, hasta el día de hoy no se le ha escuchado una sola palabra crítica hacia los castellonenses. Es más, en un reciente reportaje para la televisión argentina, Román expuso todo su cariño y agradecimiento al Villarreal, a pesar de tener alguna que otra razón para matizar su confesado amor español: “soy hincha del Villarreal”, dijo.

Sergio Aguero - Argentina (Getty Images)

Aunque Diego Simeone está comenzando una carrera de entrenador que lo puede llevar a cualquier sitio, sin que nadie le preguntara, no tardó en afirmar: “nunca dirigiría al Real Madrid”. El Cholo, ídolo y símbolo, al igual que Agüero, del Atlético de Madrid, hace de las lealtades un culto y del corazón del aficionado un dogma.

Estos dos ejemplos son apenas una muestra de la larga tradición argentina de guardar fidelidad a las hinchadas que los han idolatrado. Es verdad que sus clubes de origen mueven montañas de afecto por sus venas, pero no menos cierto es que cuando alguien te adopta, te trata como estrella y te brinda, a pesar de los pesares, toda su devoción, le debes algo y ese algo es, al menos, agradecimiento. Por cosas de la química, el amor, se siente o no se siente.

Se habla, y nadie puede comprobarlo, que Agüero fue influenciado por su suegro, Diego Maradona: el ex seleccionador albiceleste, en tiempos que compartía intereses con el Inter, comentó en público que el mejor club para el Kun era, precisamente, el de Moratti y su agradecida chequera. Un par de años más tarde, y repartiéndose elogios con Mourinho, Maradona, una vez más, cambió el horizonte nerazzurri por el blanco para su hijo político: ¿dinero de por medio? Somos incapaces de demostrarlo y por tanto, apostamos por la tesis del consejo desinteresado, aunque parezcamos ingenuos.

Mientras el tiempo transcurría y Florentino Pérez pensaba en Agüero para ¿cargarse? a Higuaín y la sombra de  Calderón y, de paso, dar un golpe en la mesa de las frustraciones vividas, Kun preguntaba a su amigo y compañero de selección, Leo Messi, si el Barça estaría dispuesto a ficharlo. Leo elevó la consulta y después de una respuesta afirmativa, sus agentes y Caminero se reunieron con dirigentes blaugranas y Zubi, respectivamente: el Atleti quería dinero más Thiago, Keita y Soriano. El Barça dijo no.

Paralelamente, Gil Marín aseguraba: “Agüero no irá al Real Madrid porque me daña a mí, al Atleti y a la afición”. Florentino dejó de pensar en el puñetazo clausular y se fue derechito hacia Neymar, el potencial crack del Santos.

Sergio Agüero, por tanto, se quedó en medio de la calle sin acera en la que descansar sus ansias de cambio. Viéndose en la posibilidad y el pánico de quedarse en el Atlético, se despachó con un “yo soy de Independiente, no del Atlético de Madrid”. Imperdonable.

Entendemos, cómo no, que todos los jugadores con proyección quieran irse del Atleti o no deseen firmar por él. Un club desvencijado, espiritualmente hablando, sólo puede salvarse con una inyección de capital que lo encumbre al puesto que le pertenece: la élite del fútbol español.

Asumimos las frustraciones, los desencantos, las expectativas pisoteadas por una directiva que fue incapaz de armar un equipo ganador teniendo en su plantilla a Fernando Torres y al Kun. Claro que es comprensible. Sin embargo, inaceptable es su falta de cariño y respeto hacia la masa social colchonera, la misma que ha estado sufriendo y alentando sus goles fallados, sus intentos de resurrección en el derbi y su carente capacidad para hacer del Atleti, otra vez, un grande.

A pesar de ello, jamás fue objeto de reproches,  nunca malos gestos, y el grito de guerra de la hinchada rojiblanca era el del Kun, único ídolo y símbolo vivo de una institución sin hogar afectivo. No había necesidad de herirlos, de maltratarlos públicamente y de pisotear su corazón fiel a prueba de traiciones.

Quizás por ello elija irse al Manchester City; por ello y porque no hay más postores a la vista, viendo que el Real Madrid se ha comportado como se espera de él, un caballero histórico, y que la Juve le sonó demasiado parecida al Atleti actual como para cambiar de agonía.

Se va Sergio Agüero y comprendemos su situación, pero para ser distinto fuera del campo, alguien y no su yerno, le tiene que aconsejar que la mano que te acaricia no debe ser escupida por lo que otros llaman astucia. Esperemos que con los años, la herida cicatrice y, a pesar de su error de juventud, sea recordado como lo que fue: un crack que, aunque diga lo contrario, amó al Glorioso Atlético de Madrid.

SERGIO AGÜERO



Edad: 23

Club: Atlético de Madrid

Cláusula:
45 millones

Interesados:
¿Man. City?
Dorsal: 10

Agente: IMG

Selección: Argentina

Lee más sobre Agüero


Si te registras en Bet365 podrás apostar y ver partidos en directo