Opinión: Pep Guardiola sigue dando ejemplo de decencia (Por Ivar Matusevich)

Pep Guardiola ha renovado con el Barcelona y lo hará sólo por una temporada más. Su honradez y su amor por el club, le impiden lucrar a costa del éxito pasado. Después de todo, él sabe que todo es efímero.
Por Ivar Matusevich.-

Nadie en el mundo del fútbol entiende la renovación de Pep Guardiola y se preguntan por qué, si podía pedir lo que quisiera en tiempo y cantidades, el de Santpedor sólo se conformó con un año de contrato más. Ética y amor por unos colores, le llaman algunos.

Es lo nunca visto: un cheque en blanco del lado de los dirigentes del Barça, de todos los candidatos a la presidencia, de toda la afición, de toda la plantilla y de todo el coro del Palau de la Música, y del otro lado, Pep Guardiola diciendo que no, que sólo va a firmar una temporada más y que el precio lo pondrá junto al nuevo presidente.

Dice que no porque se sabe efímero, porque el éxito no es más que una ilusión y porque quiere demasiado al Barcelona como para atarlo a su suerte. "Quiero que me juzguen por lo que hago y no por lo que he hecho", afirmó como al pasar Pep. Y ahí lo dejó, insistiendo en que sabe que no será siempre entrenador culé, en que no es bandera electoral de nadie y dejando flotando en el ambiente, que los contratos cortos son los más ambiciosos.

Ya no habrá ningún rumor que intente enturbiar el camino del Barcelona y el equipo se centrará en lo que sabe y debe hacer: ganar con un estilo irrenunciable. En ese camino está Pep Guardiola y sus jugadores, que han presionado hasta el límite para que el entrenador se quede con ellos, porque juntos han alcanzado cotas desconocidas en el fútbol y, según se ve, incluso han aprendido a ser mejores personas.

Guardiola los cobija, los exige, los ampara y los castiga. Pero es él, el primero que pone el pecho a las balas y a las críticas. Cuando Pep habla, parece que sus jugadores están a salvo. Nadie sale herido y todos aparecen el siguiente partido y maravillan al mundo entero.

Ya podrá el odio rebuznar lo que pueda desde su caverna, ya podrán algunos intentar distorsionar la verdad de la renovación de Pep, pero la realidad marca que el de Santpedor firma un nuevo compromiso con el club que ama, con la afición a la que entiende y con la plantilla que lo respalda. Nadie se lleva el gato al agua más que todo el Barcelona y, sobre todo, el fútbol.



Mercado: Guardiola seguirá hasta 2011 en el Barcelona

EL BARCELONA A UN TOQUE EN GOAL.COM