Especial Maradona: El Dios de la contradicción

Estas son algunas de las tantas confusiones que del ex entrenador del seleccionado albiceleste. A la hora de hablar, Diego es como cuando jugaba, imprevisible... y lo es tanto que hasta se contradice sin dejar ver cuál es su verdadera opinión.


Nueva Sección de Apuestas en Goal.com

Por Nacho Caseros.-

Que Diego Maradona fue uno de los mejores futbolistas de la historia –quizás el mejor-, no es ninguna novedad. Cualquier persona que lo haya visto en sus épocas deportivas doradas podría entender por qué al ex capitán de la Selección Argentina algunos lo califican como un Dios.

Sin embargo, el mismo hombre que hacía maravillas jugando al fútbol, fuera del campo también juega, pero con las palabras. Y ha demostrado en más de una oportunidad que no sabe hacerlo tan bien como con el esférico, al punto de transformarse en un Dios, pero de la contradicción.

Con el paso del tiempo, una persona puede modificar su manera de pensar y su opinión cuantas veces quiera, tal vez por alguna experiencia vivida o por influencia de otros individuos. A lo largo de su agitada existencia, Maradona ha expresado tantas variaciones en sus opiniones que por momentos, para la mayoría de la gente, se torna complicado entender cuáles son sus verdaderos ideales.

Ejemplos sobran. El más reciente fue a principios de agosto, previo al encuentro que sus dirigidos debían afrontar contra Rusia, cuando el entrenador argentino dijo que no le gustaba tener que jugar ante la Selección del holandés Guus Hiddink y calificó al amistoso como “inútil” para su equipo. No obstante, durante el juego se vio a un Diego muy exaltado que festejó el gol de Jesús Dátolo con un emotivo abrazo con el futbolista como si se tratara del tanto que le daba la tercera Copa del Mundo a la Argentina; ¿se habría tomado algo? Luego del triunfo por 3 a 2 ante los rusos, Maradona evidenció uno de sus tan repentinos como populares cambios de parecer y de pronto le encontró cierta “utilidad” al partido: “Ganar en Rusia da mucha confianza y nos sirve para hacer un análisis profundo de cómo está el equipo, tanto ofensiva como defensivamente”. 

Asimismo, en sus casi cinco décadas de vida, hubo muchas demostraciones más que sirven para encasillar a Pelusa como una antinomia viviente. Un par de las más relevantes: -Sobre el actual técnico de la Selección chilena comentó en septiembre del ‘98: “Marcelo Bielsa no me gusta. Cuando estuve en Newell’s me hablaron mal de él. Si a Vélez lo hubiera dirigido Andrea Boccelli, igual salía campeón”. Claro que solamente trece meses más tarde afirmó: “Me gusta Bielsa porque elige a los jugadores sin fijarse quién es el representante y también me agrada que no de notas”.

-“Estoy muy emocionado porque el Papa me recibió junto a mi familia y por la gentileza que nos demostró. Fue una de las cosas más lindas e importantes que viví”, señalaba en 1985, en alusión a su visita a la Santa Sede; para unos años después, como un poeta justiciero de los que menos tienen, catalogar al Sumo Pontífice Juan Pablo II como “un hijo de puta que tiene techo de oro en el Vaticano, mientras los pibes se mueren de hambre”.

Estas son algunas de las tantas confusiones que del ex entrenador del seleccionado albiceleste. A la hora de hablar, Diego es como cuando jugaba, imprevisible... y lo es tanto que hasta se contradice sin dejar ver cuál es su verdadera opinión.


Pinnacle Sports: ¡Mejores cuotas para grandes ganadores!

*Goal.com recomienda jugar con moderación a quienes así lo decidan.

Engánchate al Mercado en VIVO!, la RETRA diferente de fichajes en Goal.com. Aquí debaten los mejor informados: