Arrigo Sacchi: El Atlético es el equipo que todos querían evitar

El ex entrenador colchonero da las claves de la eliminatoria entre el Barcelona y el Atlético en exclusiva para los lectores de Goal
EXCLUSIVA. Arrigo Sacchi (Fusignano, Italia, 1946) es una 'rara avis' en el mundo del fútbol. Iluminó el 'calcio' de finales de los ochenta con el Milan de los holandeses y tras llevar a Italia hasta el subcampeonato del mundo en Estados Unidos asumió el banquillo de un Atlético de Madrid muy distinto al de hoy, en el que Juan Carlos Valerón ejerció como su mariscal de campo. Con setenta años acabados de cumplir, no pierde de vista el choque de hoy entre su ex equipo y Barcelona, aunque prácticamente haya olvidado que en 1998 consiguió marcharse del Camp Nou con una victoria en el único partido que dirigió como técnico colchonero en el feudo barcelonista.

Muchas felicidades. ¿Ha celebrado su cumpleaños?

"Muchas gracias. Estuve con tranquilidad celebrándolo con mi familia".

¿Pidió algún deseo cuando sopló las velas?

"No, simplemente el de estar bien, este es mi deseo más grande".

¿Encuentra algo en el fútbol actual que le guste especialmente?

"Disfruto cuando veo equipos que practican el fútbol que me gusta a mí, un fútbol positivo, valiente y ofensivo. Disfruto cuando veo un equipo con claridad de ideas. Disfruto viendo un equipo armonioso".

Últimas noticias sobre el Barcelona

El Barcelona suele ser un equipo como el que usted describe... pero también el Atlético es valiente a su manera. ¿Quién está mejor, a día de hoy?

"El Atlético es un equipo muy bien organizado en la fase defensiva y muy bien armado en este sentido; además, es un equipo compacto y que sabe motivarse bien. En ataque tiene un fútbol menos programado y creativo que el Barcelona pero me gustan especialmente sus movimientos sin balón. Es un equipo extraordinario en este capítulo. Su entrenador y sus jugadores están dando el máximo en relación a su propia capacidad, es asombroso".

¿Conseguirá Diego Simeone ganarle la partida a Luis Enrique Martínez a dos partidos?

"No estoy seguro. Se me ocurre un símil con el boxeo. El Atlético es como aquel boxeador al que nadie quiere encontrar porque garantiza acabar el combate contra ellos con algún hueso roto. Es un equipo muy difícil y que obligará al Barcelona a dar el máximo".



Usted consiguió ganar en el Camp Nou cuando dirigía al Atlético. Era un equipo muy distinto al de hoy, en el que Juan Carlos Valerón y Juninho movían un equipo claramente ofensivo. ¿Ha cambiado mucho el Atlético?

"Jugábamos un fútbol más ofensivo que el actual Atlético, eso es cierto, aunque apenas tenga recuerdos de aquel partido en el Camp Nou después de tanto tiempo. Admiro mucho la organización de este equipo, hay que ser un equipo realmente temible para conseguir competir contra dos monstruos futbolísticos y financieros como son Barcelona y Real Madrid con el mérito de haberles ganado en más de una ocasión. El Atlético factura una cuarta parte de lo que facturan sus dos competidores. Lo que está haciendo este equipo es impresionante".

¿El músculo financiero sirve para ser favorito en la Champions League?

"Ayuda mucho, sin duda. Creo que el Barcelona es el máximo favorito pero también hay que tener en cuenta al Real Madrid. Pero tanto los blancos como el Atlético pueden plantarle cara a los azulgrana, como acabamos de ver".

Últimas noticias sobre el Atlético

A propósito del Real Madrid, otro equipo que usted conoce bien, ¿cómo se hace a ganar la Décima y un año y diez meses más tarde, estar a cinco puntos del líder?

"Es un equipo basado en exceso en las individualidades y Madrid es una ciudad particularmente complicada cuando hablamos de fútbol. No es una situación sencilla. Además, el Real Madrid ha tenido la mala suerte de tener que competir con uno de los mejores equipos de los últimos cuarenta años".

También su gran Milan tuvo grandes rivales pero consiguió grandes títulos. El Real Madrid no acaba de conseguirlo últimamente...

"Ganó una Champions League. Si este año ganara otra hablaríamos de una temporada de éxito, hay que tenerlo claro".



No quisiera terminar sin preguntarle por cuál sería el mejor once inicial que armaría con los jugadores a los que ha dirigido.

"Es una pregunta muy difícil porque el fútbol cambia muy rápidamente aunque sigue siendo un deporte muy atractivo. El fútbol no es la suma de valores individuales. Existe una magia que une estos valores, que los cohesiona, y se llama juego. Lo mismo pasa en el cine o en el teatro. Se puede tener a disposición a los mejores actores del mundo pero si no hay una trama coherente la obra será un fiasco. Las películas de culto, además, no siempre están producidas por los estudios más ricos y a veces ni siquiera cuentan con los mejores actores del momento. Los grandes equipos no se hacen dando una lista de nombres. En el Milan había algunos de los mejores del mundo pero además eran los adecuados para poner en valor un modelo concreto de fútbol que, a su vez, hacía resaltar sus mejores virtudes. Para formar un equipo hace falta una idea, el motor, y un grado de compromiso elevado por parte de todos".

¿Algo falla en el Real Madrid, pues?

"Imagine que a Lewis Hamilton no le dan un coche en condiciones para competir por la victoria. Esto es algo muy parecido y le costará ganar. Hay que encontrar un equilibrio entre lo que se desea y lo que se tiene, de lo contrario, si el fútbol fuera una suma de valores siempre ganarían los más ricos y esto no es así".

De hecho, este cambio de trama se aprecia hasta en la selección italiana. El 'catenaccio' ya es historia...

"Creo que la televisión ha ayudado mucho en este sentido. En un ambiente complicado, con clubes impacientes y dirigentes no siempre a la altura, vemos que hay muchos equipos que han puesto el juego por delante de las individualidades, buscando los jugadores más funcionales y complementarios entre sí en lugar de fichar, o llevar a la selección, grandes nombres como se hacía antes. Esto es lo que acabará mejorando a estos jugadores, el espíritu de equipo y sus motivaciones. Sin estos dos elementos es imposible que un jugador mejore su rendimiento, sería el equivalente, si seguimos con el símil automovilístico, a la gasolina. Sin ella, puedo tener un Ferrari que ni siquiera arrancará".

Últimas noticias sobre el Real Madrid

Teniendo el coche y la gasolina falta solo un elemento para alcanzar el éxito...

"Eso es, el piloto. Pero sin motor ni gasolina, el piloto, los jugadores, podrá hacer bien poca cosa".

¿Quién es el mejor piloto, hoy en día, del fútbol?

"Creo que Lionel Messi tiene algo más que el resto aunque se aprovecha de las virtudes del juego del Barcelona, como tiene que ser. Messi es mucho Messi por sí solo pero el hecho de que en Argentina no haya tenido el mismo éxito que vistiendo de azulgrana demuestra que hacen falta más que buenos jugadores para ganar. La 'albiceleste' no tiene malos jugadores en ningún caso pero hay modelos que ponen en valor ciertas virtudes y otros que no".

Por lo tanto, ¿cree que Messi hubiera sido Messi de haber jugado en otro equipo?

"Creo que no. Cuando llegué al Milan, ocho de nuestros jugadores hacía años que no ganaban nada. El año anterior acabaron quintos en la Serie A. Cuando llegaron los holandeses, aunque Marco Van Basten sólo pudo jugar un puñado de partidos por culpa de una lesión, nos dieron un plus y conseguirmos ganar el campeonato y, al año siguiente, la Copa de Europa, además de otros títulos. Ninguno de aquellos jugadores no había estado nunca entre los diez finalistas al Balón de Oro y Van Basten lo acabó ganando tres veces. Eso fue después de que el juego del equipo pusiera en valor sus propias virtudes".