Opinión: Pellegrini y el mejor arranque del Real Madrid en 17 años (Por Herve Joncour)

Nuestro periodista francés nos analiza los números del conjunto blanco y no comparte el bienestar en que se escuda el Ingeniero a la hora de defender su gestión, ni el juego del equipo, ni la falta de corazón. Con su óptica singular nos advierte cuál es el camino a seguir para ganar la Liga.

Por Herve Joncour.-

Que el maquillaje no apague tu risa, diría Joaquín Sabina, y mi abuela diría que el árbol no tape el bosque. Que el arranque del Real Madrid en Liga sea el mejor en los últimos 17 años, luego de que en la temporada 91-92 consiguiera 10 victorias y un empate puede sonar alentador, pero no nos quedemos sólo con los números.

A veces las estadísticas engañan, no expresan la realidad tal y como es. Los números son del gusto de Jorge Valdano cuando convienen para defender excusas del tipo "el equipo está en formación". Sin embargo, algo hay de alentador en los números y son que si el Real Madrid todavía no llega al juego que todos pretendemos que tenga, al menos está ahí. Más por demérito ajeno que por mérito propio, y en esto no vinculo sólo al Barcelona sino también a los equipos que han cedido infantilmente puntos contra los blancos.

Sigo pensando como tantas veces he expresado, que no es conveniente subirse al exitismo discursivo de la directiva blanca, y que es preferible ganar las Ligas con el sacrificio propio y no por la impericia del rival. Porque las últimas dos Ligas que se llevó el Real Madrid, guste a quien le guste, fueron ganadas por mérito propio, por el corazón de Higuaín y Cía. y la heróica en los momentos difíciles, y sobre todo porque no pesaron las responsabilidades y temblaron los rivales con el peso de la camiseta acompañada por el temple de los jugadores.

Los frutos de hoy, el liderato de momento, tienen más que ver con lo anti Florentino que con lo oficialista. Si vamos a los números podemos verlo: en los últimos cuatro partidos de liga siempre ganó el Real Madrid, en todos ellos anotó Higuaín y sus goles significaron 9 puntos. Lejos de la política Neo Galáctica de Florentino, muy lejos de los deseos de Manuel Pellegrini de alinearlo de titular -no olvidemos que su nombre sonó en el mercado para ser transferido y por la simple razón de ser una incorporación de Calderón, el Pipita formaba parte de la 'limpieza política'- y tan cerca del corazón merengue como su negativa a dejar el club.

Si hablamos de números no podemos pensar que el "cuestionado Pellegrini" habla con ellos. Tenemos que ver de dónde salen. Y no es precisamente por él que el Real Madrid está dónde está, ni por Valdano, ni por Florentino... es por los jugadores que Real Mente aman los colores, se hicieron de su mística, y lo demuestran con el corazón.

¿Acaso se vio la mano de Pellegrini en el buen juego que proclamó su Villarreal un año atrás? ¿Acaso el discurso de Valdano no cambia según los bríos? ¿Acaso las mega estrellas de Florentino han sido tan decisivas como un chaval que con apenas 19 partidos en Primera fue rescatado para sentir los colores del Campeón del Siglo como propios?

En las últimas dos Ligas ganadas, a estas alturas se llevaban 23 puntos con Fabio Capello en 2006-07, y 25 unidades con Bernd Schuster en 2007-08, pero todos recordamos que esos equipos siempre, aún yendo de atrás, tenían algo que este no muestra: corazón. Y por ello se ganaron las Ligas, más allá del juego. Cuando el juego no aparece se apela a la grandeza y el temple, y Pellegrini no es precisamente un gran motivador ni parece sentir la camiseta. Y debe saber, ingeniero, que la vida no es cuestión de números.