FC Barcelona

Así son las amortizaciones que lastran el límite salarial del Barça

13/5/21
FC Barcelona
El club deberá abonar 186 millones antes del 30 de junio, que sumados a los sueldos de la primera plantilla no dejan margen para fichar sin vender
El artículo sigue a continuación

LaLiga hizo públicos los límites salariales de los clubes de Primera y Segunda División a principios del mes de marzo. En ese límite, tras la debacle de ingresos por la crisis provocada por la pandemia, clubes como el Barcelona o el Atlético de Madrid vieron reducido su tope de gasto en las plantillas profesionales de manera considerable. El Barça rebajó el límite de 383 millones a 347 , mientras que el Atleti pasó de 253 a 217 millones. El Real Madrid, por su parte, no solamente no lo redujo, sino que lo pudo ampliar en 5 millones de euros al no haber contraído pérdidas en el cierre económico de la temporada anterior.

Pero el Barça es un caso especial. Así como el Atleti no tiene unos sueldos que le perjudiquen, el conjunto catalán soporta una masa salarial que le ahoga sin cesar. Antes de la pandemia, los sueldos del Barcelona ya se encontraban por encima de las recomendaciones de LaLiga y la UEFA y se comían casi el 70% de los ingresos totales de la entidad. Con la explosión del Covid-19, la facturación de los clubes de élite como el blaugrana se vieron reducidos prácticamente en un 30%, con lo cuál los sueldos profesionales empezaron a castigarle severamente. La junta gestora que administró el club después de la dimisión de Bartomeu y antes de la proclamación de Laporta consiguió negociar un diferimento salarial para evitar tener que abonar todas las cantidades de golpe sin dinero en la caja, pero este gesto solo permitió destensar momentáneamente la tesorería del club.

Con la caída de los ingresos, LaLiga y el Barcelona acordaron rebajar el límite salarial hasta los 347 millones de euros por temporada. ¿Qué significa eso? Que el Barça no se puede gastar más de 347 millones entre los salarios fijos y variables de los futbolistas del primer y segundo equipo, sueldos del staff técnico, primas a los jugadores, pagos a la Seguridad Social, gastos de fichaje y amortizaciones . Los dos últimos puntos es importante aclararlos. Gastos de fichaje no significa el precio acordado con el club de compra , sino todos los gastos que rodean ese acuerdo, como los derechos de formación o las comisiones a los agentes e intermediarios. En el caso de las amortizaciones, esta cifra se calcula dividiendo el precio fijado por un traspaso por los años de contrato firmados. Es decir, si Antoine Griezmann costó al Barça 135 millones de euros y firmó por cinco temporadas, la amortización que tiene que asumir el club blaugrana cada temporada es de 27 millones de euros (27 x 5 = 135).

Y es en este punto donde el Barcelona tiene un grave problema. Los fichajes de las últimas temporadas han sido tan elevados que las amortizaciones, en estos momentos, lastran las opciones del club de construir una nueva plantilla de cara a la próxima temporada. Antes del 30 de junio, el total de amortizaciones que deberá asumir el Barça es de 186 millones de euros, tal y como detalla el mismo club catalán en el presupuesto 2020-21 publicado en su página web. Solamente con Pjanic (15), De Jong (17,2), Coutinho (31,5), Dembélé (24) y Griezmann (27) la entidad blaugrana ya acumula  115 millones de euros en amortizaciones para este final de curso. Y estos se deben unir a Neto (8,7), Lenglet (7,2), Trincao (6,2), Dest (4,2), Braithwaite (3,6), Junior Firpo (3,6), Pedri (1,8), Matheus (1,4) y Araujo (1,4), más los variables de cada fichaje, que también se incorporan a medida que se van abonando.

Show Player
El artículo sigue a continuación

El resto de futbolistas, ya sea por haber cumplido su primer contrato o por haberse formado en las categorías inferiores sin coste de traspaso, no tienen a día de hoy ninguna amortización pendiente. Son Ter Stegen, Piqué, Sergio Busquets, Messi, Riqui Puig, Jordi Alba, Sergi Roberto, Ansu Fati y Umtiti.

Supera el límite marcado por LaLiga

Si a los 186 millones de euros en amortizaciones le sumamos únicamente la plantilla del primer equipo (unos 215 millones netos), sin contar staff técnico, ni filial, ni comisiones ni pagos a la Seguridad Social, el Barça ya tiene unas obligaciones que rozan los 400 millones. Esa cifra supera en más de 50 millones el límite salarial marcado por LaLiga, una situación que en estos momentos no penalizará gracias a la moratoria que la patronal decidió imponer para ayudar a los clubes en la actual época de crisis. LaLiga no sancionará a ningún club que supere dicho límite , por lo menos hasta el final de la próxima temporada, pero saltárselo no saldrá del todo gratis. Si esta temporada el Barcelona se pasa en 50 millones, la próxima temporada esos 50 millones se restarán del límite salarial, con lo cuál si inicialmente el límite se debería marcar en 350 millones, automáticamente se verá rebajado a 300 para compensar el desfase de este curso.

A efectos prácticos, todos estos datos llevan a la conclusión de que el Barça tiene un grave problema a la hora de planificar la próxima temporada. Si quiere fichar, lo primero que deberá hacer es deshacerse de lastre salarial. Antes de acometer fichajes que puedan multiplicar una partida que no puede ensancharse, el club blaugrana necesita vender a varios futbolistas para, en primer lugar, rebajar una masa de sueldos altísima y, en segunda instancia, reducir unas amortizaciones que ahora son estratosféricas.