El morbo está servido: Vélez venció a Lanús y Mauro Zárate volverá al José Amalfitani
Marcelo Endelli/Getty Images
El Fortín venció a Lanús, será rival de Boca en los cuartos de final y los hinchas de la V ya dejaron su mensaje: "El que no salta es un traidor".

La serie entre Vélez y Lanús por los octavos de final de la Copa Superliga despertaba una especial atención ya que el ganador resultaría rival de Boca , uno de los principales candidatos al título. Pero había un condimento que pasó de una posibilidad a una realidad: el ganador de la llave fue el Fortín y, de esta manera, Mauro Zárate deberá enfrentar al equipo al cual "traicionó" hace menos de un año .

El equipo dirigido por Gabriel Heinze, que suena cada vez más fuerte para regresar a Newell's como DT, cumplió con el trámite después de ganar 2-1 en La Fortaleza. Fue en el primer tiempo que, con goles de Leandro Fernández y Agustín Bouzat , le puso un cierre al duelo y dejó sin chances al Granate, aunque en la segunda parte llegó la mala noticia por la expulsión infantil de Robertone.

Hasta ahí, lo que pasó este lunes en el José Amalfitani, que con la victoria consumada empezó a respirar el encuentro del domingo y la visita del otrora ídolo devenido en enemigo público número 1 del pueblo velezano . Todo empezó en julio del 2018 cuando Zárate, uno de los apellidos ilustres del club de Liniers, decidió pasar al Xeneize y se ganó el repudio hasta de su propia familia sobre todo por el momento que atravesaba la V azulada, que comenzaba la temporada con un promedio necesitado de puntos para no volver a pensar en el descenso.

El artículo sigue a continuación

Llegaron con el pase las amenazas, las demostraciones de odio con camisetas quemadas y el recuerdo ante cada aparición con la azul y oro de Mauro, cuyas palabras elogiosas para con Boca no colaboraban en nada. Y cuando se dio el enfrentamiento entre ambos en La Bombonera, Guillermo decidió "cuidarlo" y no le dio minutos, aunque lo tuvo en el banco, en una noche recordada porque evitó saludar a sus excompañeros.

Pasaron los meses y la bronca, que si bien nunca fue olvidada, parecía aplacarse. Pero ante la chance de una serie por la actual Copa Superliga, todo volvió a brotar y Natalie Weber, esposa del delantero, volvió a denunciar amenazas. Y, para colmo, el propio futbolista dijo que " sería lindo volver al Amalfitani. Lo que pase con la gente no va a cambiar mi pensamiento ni lo que siento con el corazón. No pido que me entiendan, que hagan lo que sientan ".

" El domingo cueste lo que cueste tenemos que ganar " fue el cántico que arrancó a minutos del final, seguido por " el que no salta es un traidor ". La mesa está servida y Mauro Zárate está en el centro de la escena, lo que no se sabe es si será uno de los comensales o el plato principal.  

Comentarios ()