Huracán y River empataron en una cancha impresentable
Última actualización
Ni el Millonario ni el Globo pudieron superar el obstáculo que significó el pésimo estado del campo de juego del Tomás Adolfo Ducó.

Una pelota de colores llamativos. Un fixture armado bajo una fórmula matemática. Un calendario establecido para todo el semestre. Un parche para las mangas de las camisetas de los equipos. En la búsqueda por transformar el campeonato argentino en una competición seria, parecida a las grandes ligas de Europa, los encargados de la Superliga ya probaron con distintos maquillajes. Sin embargo, mientras sigan presentándose campos de juego como el que mostró Huracán en su debut en el torneo contra River, el certamen local nunca dará el salto de calidad esperado.

Casi todo lo que pasó en el 0-0 en el Tomás Adolfo Ducó tuvo que ver con las pésimas condiciones del césped. Desde el penal que falló Gonzalo Martínez hasta las dificultades que exhibieron los dos equipos para armar un circuito de juego asociado: en lugar de rodar al ras del piso, la pelota iba a los saltos por toda la extensión del terreno. El más perjudicado en esta situación fue el Millonario, que no logró acomodar su fútbol a las anormales circunstancias de la noche.

No hay excusas válidas por parte del Globo para haber presentado una cancha en tan lamentable estado: el último partido oficial en el Palacio había sido exactamente tres meses atrás, el 12 de mayo (3-3 frente a Boca, en la 27° fecha de la Superliga 2017/18). Desde entonces, sólo la Selección argentina había ido a Parque de los Patricios para un entrenamiento abierto que casi termina con una lesión de Marcos Acuña por culpa de uno de los tantos pozos que mostraba la cancha. Y que no desaparecieron para el encuentro contra River.

La igualdad sin goles fue, en definitiva, lo más lógico para los equipos de Gustavo Alfaro y Marcelo Gallardo. Aún así, pudo haberlo ganado el local con un remate de Mauro Bogado que logró desviar Franco Armani: al arquero de River casi se le filtra la pelota por un mal pique producto del campo de juego. 

Comentarios ()