Alemania se llevó el premio mayor al derrotar a Holanda
JOHN THYS/AFP/Getty Images)
El seleccionado de Löw ganaba por dos goles pero sufrió la segunda mitad, hasta el gol de Schulz a los 88 que le da tranquilidad.

Fue un tiempo para cada lado. Una superioridad notoria de la  Selección alemana durante la primera mitad y una embestida clara de su par de Holanda  en el complemento. El empate hasta el minuto 88 en el Ámsterdam Arena parecía justo, pero los teutones se quedaron con el premio mayor al capitalizar un contragolpe que posibilitó el 3-2.

Tras sus frustrantes presentaciones en el Mundial de Rusia 2018 y la Nations League, los de Joachim Löw se encaminaban a una nueva decepción. Su intención de despertar se veía bloqueada, aunque un tanto cerca del final les permitió festejar.

El recambio del conjunto germano en esta nueva etapa que quiere atravesar, cristalizó su objetivo de renacer mediante un primer capítulo en el que lastimó con la escalada de Nico Schulz para asistir a Leroy Sané: el futbolista de Manchester City sacó rédito de la caída de Matthijs de Ligt y castigó con un zurdazo cruzado a Jasper Cillessen.

En poco más de media hora de partido, el visitante amplió la diferencia y justificó el desarrollo del juego con un lujo de Serge Gnabry, quien maniobró dentro del área y se despachó con un remate a colocar con su diestra que colgó el balón en el ángulo superior izquierdo del arco local.

El funcionamiento y solidez de Alemania se apagaron por completo y se notó en la pasividad de sus jugadores. Sumado a ello, los de Ronald Koeman salieron con enorme ambición y encontraron el premio del empate: Matthijs de Ligt convirtió con un cabezazo tras el centro preciso de Memphis Depay y éste último también se anotó para gritar un golazo y revivir en el encuentro.

El artículo sigue a continuación

Los minutos siguientes fueron de padecimiento para los alemanes, desbordados y dominados por completo ante un dueño de casa que avanzaba con el desequilibrio de Depay y la fuerza de Georginio Wijnaldum.

Sin embargo, las chances que no aprovechó Holanda para liquidar la historia fueron finalmente un castigo. A dos minutos del cierre, el ingresado Marco Reus tocó su primera pelota y fue para un centro atrás que tomó a Holanda mal parada. Y allí apareció Schulz, quien definió a voluntad dentro del área y generó el desahogó para los de Löw.

Alemania comienza la clasificación a la EURO 2020  con un 3-2 más que valioso y de entrada se saca de encima al rival más fuerte del Grupo C, que ya le había provocado un disgusto en la Nations League.

Comentarios ()