River no se pudo sacar de la cabeza a Boca
Última actualización
Gallardo incluyó a varios habituales titulares, pero su equipo mostró una pálida imagen. Tras el gol del Pincha, el Millonario se apagó por completo.

Contrario a lo que se podía imaginar días atrás, River visitó a Estudiantes de La Plata, en el estadio de Quilmes, con más de medio equipo integrado por jugadores que podrían ser titulares frente a Boca dentro de una semana, en la primera final de la Copa Libertadores.

Al margen del lesionado Leonardo Ponzio, Marcelo Gallardo decidió darles descanso a Franco Armani, Jonatan Maidana, Milton Casco y Enzo Pérez, mientras que optó por arriesgar al incluir desde el inicio ante el Pincha a Javier Pinola, Ignacio Fernández, Lucas Pratto e Ignacio Scocco y a otros nombres que pretendía que sumen ritmo y minutos como Bruno Zuculini y Gonzalo Martínez.

El artículo sigue a continuación

Sin embargo, no todo le salió como esperaba al Muñeco. Además de mostrar un flojo funcionamiento colectivo y de sufrir su segunda derrota en la Superliga,  River padeció cada cruce fuerte o choque mínimo de sus futbolistas contra un rival. Y motivos no faltaron: a los 19', Scocco se fue reemplazado por Julián Álvarez por una sobrecarga en el gemelo derecho. Un rato después, la preocupación creció al ver a Pinola dolorido en el piso, aunque no fue por una molestia muscular sino por un codazo de Jonathan Schunke que el árbitro Echenique no observó.

Después de tantos sustos, en el entretiempo Gallardo sacó al Pity para cuidarlo y el Millonario, sin el jugador que más se había animado a desequilibrar en la primera parte, fue otro equipo. A tal punto que luego del gol de carambola, a los 50', de Gastón Fernández, los dirigidos por el Muñeco sólo se acercaron con timidez y sin decisión al arco del local en busca del empate, al margen de alguna arremetida de Álvarez.

Inconscientemente, River no salió a jugar a fondo el complemento. De hecho, durante los 45 minutos finales fue cuando más se notó que la cabeza de todos está en el duelo con Boca. Y no es para menos.

Comentarios ()