Deportivo de la Coruña 2-4 Real Sociedad: Illarramendi pone colíder al club vasco
Getty Images
En un partido muy abierto, los de Eusebio evidenciaron las carencias de un Depor que sigue sin encontrar su sitio.

La Real Sociedad ha confirmado su buen inicio liguero con tres victorias seguidas, la última por un contundente 2-4 sobre el irregular Deportivo. Los gallegos cambiaron de sistema, encajaron dos tantos en cinco minutos, y aunque fueron capaces de empatar no dieron sensación de control. Errores que se pagan muy caro cuando tu rival es un equipo bien construido.

ASÍ ESTÁ LA CLASIFICACIÓN DE LALIGA

Antes de que los espectadores pudieran sentarse, la Real Sociedad quiso sentenciar el partido con dos goles en menos de cinco minutos. El primero, a los tres, llegó con un pase de Xabi Prieto a Juanmi para que el ariete, en el límite del fuera de juego, pudiera rematarlo en el aire. Y cuando aún estaban celebrándolo los txuri-urdin, Illarramendi aprovechó la mala defensa de un saque de esquina para empalmar un balón dividido desde la frontal.

Los dos goles en contra no metieron al Depor en el partido. Con muchos problemas al encontrar espacios entre la zaga donostiarra, más un inspirado Januzaj en su primera titularidad, los gallegos parecían sin ideas. Tampoco ayudaba la falta de costumbre al nuevo sistema con dos puntas. Sin embargo, la reacción de la grada fue el acicate que necesitaron para despertar. Al filo de la media hora, Schar sirvió un pase diagonal hacia Adrián López, que el asturiano convirtió al primer toque con el interior.

El 1-2 cambió el guión del encuentro a favor de los locales, cada vez más adelantados. La presión de Andone y Adrián para anular a Illarramendi obligó a los donostiarras casi a pedir la hora del descanso, angustiados por sendas ocasiones de Luisinho y Schar.

Tras la reanudación, Mel dio entrada a Lucas Pérez en su regreso a Riazor. Instantes después llegaría el tanto del empate: por banda derecha, Juanfran puso un centro lateral y Adrián López lo peinó de cabeza. Pero no para rematarlo, sino para dejar un balón muerto en el interior del área que Andone no desaprovecha.

Si ya la primera parte resultó precipitada por momentos, la segunda nos deparó un partido completamente abierto. Nadie llegó a controlado, y la sucesión de ocasiones por ambas partes obligaría a ambos entrenadores a variar su táctica. Aquellos movimientos fueron clave: mientras Mel se precipitó al dar entrada a Bakkali para reconvertir a Lucas en ariete, los de Eusebio adelantaron la presión y les cortaron la salida de balón. Al final, fueron los vascos quienes se hicieron con el último tramo.

El artículo sigue a continuación

A seis minutos del final, otro error defensivo a balón parado supuso la derrota de los blanquiazules. Después de que un incombustible Odriozola forzase el saque de esquina, Canales la puso al interior del área y hasta tres rematadores quedaron libres de marca. Entre ellos estaba Diego Llorente, autor del tercer tanto en su debut como txuri-urdin.

Y después de ese mazazo, llegó la sentencia por mediación de Illarramendi. A pase de Xabi Prieto, el centrocampista nos mostró una faceta poco habitual al escaparse de hasta tres defensores, meterse en el área y chutar con frialdad el 2-4 definitivo. Se trata del primer doblete de su carrera profesional. El travesaño de Lucas Pérez en el descuento no fue suficiente para maquillar el resultado.

Las tres victorias consecutivas de la Real Sociedad representan su mejor arranque desde la temporada 1981/82, la del último título liguero cuando aún jugaban en Atocha. El de hoy es un fútbol distinto, pero las sensaciones que deja este equipo son igualmente positivas.

Comentarios ()