Alavés 0–0 Celta de Vigo: Fogueo en Mendizorroza
LALIGA.ES
Escasos remates y oportunidades de gol en un choque donde no se vieron siquiera ganas de llevarse los tres puntos.

Alavés y Celta de Vigo llegaron a Mendizorroza con el objetivo de conseguir tres puntos vitales de cara a un final de temporada que, poco a poco, está cada vez más cerca. Mientras que los vitorianos buscaban aprovechar la derrota del Sevilla en el Sánchez Pizjuán ante el Barcelona y robarles el quinto puesto para permanecer en Europa, el cuadro vigués lo hacía para alejarse de los puestos de descenso. Sin embargo, el empate a cero inicial no se movió durante todo el tiempo reglamentario y el reparto de puntos terminó siendo lo más justo en un duelo que no pasará a la historia.

ASÍ QUEDA LA CLASIFICACIÓN

La igualdad fue la nota predominante durante el transcurso de los noventa minutos. Tanto Alavés como Celta de Vigo parecían no tener nada en juego, cuando la realidad era totalmente distinta. Sin embargo, con el primer acercamiento del cuadro gallego, todo parecía indicar que no iba a ser así. Brais Méndez enganchó un remate acrobático de chilena en el minuto nueve que se marchó fuera rozando el palo derecho de Pacheco. El resto de la primera parte tuvo lugar en un mar de dudas, con multitud de balones en largo y centros a la nada donde ningún compañero acertaba a enganchar el remate. Las imprecisiones y la buena defensa de las dos escuadras terminaron por matar una primera mitad que quedó protagonizada por la apatía y la falta de emoción.

Tras el paso por los vestuarios, si bien todo continuó como terminó el primer tiempo, empezaron a sucederse algunas ocasiones más claras de gol sobre el verde de Mendizorroza. La primera fue para el Alavés después de que Jony enganchara un buen remate con la zurda en un libre directo. Rubén Blanco tuvo que esforzarse al máximo y estirarse para evitar el primer tanto de la tarde. Diez minutos más tarde, en el 65, tuvo lugar la réplica de un Celta que dominó la posesión durante todo el encuentro. Brais Méndez se encontró un balón en el semicírculo del área, pero su remate se encontró con Pacheco. El tiempo corría cada vez más en Vitoria y la tensión y presión aparecían con frecuencia. Según se acercaba el final, un error significaba la sentencia. Maxi Gómez anotó en el 88, pero en claro fuera de juego y, de manera correcta, el tanto no subió al marcador.

Así las cosas, el encuentro llegó a su final después de 90 minutos donde la emoción estuvo completamente ausente. Tanto Alavés como Celta ofrecieron un partido digno para olvidar. La escasez de juego y la igualdad plena en el centro del campo, así como la gran cantidad de errores en la entrega, supuso un resultado justo y que ya se veía como definitivo desde la primera media hora del choque.

Comentarios ()