Chile dejó atrás la peor racha de Rueda con una remontada ante Guinea
Arturo Vidall Chile vs. Guinea
Getty
Meneses y Mora se estrenaron en las redes rivales, Vidal marcó y no decayó en su lucha y Bravo salvó el eventual 3-3 en el último suspiro.

Chile fue evidentemente superior a Guinea desde el trámite y alargó su superioridad contra el continente africano, pero concretó tan poco y le marcaron con tan poco esfuerzo que el equilibrado marcador de 3 a 2 a favor de La Roja no le permite concluir con sensaciones positivas su periplo por Alicante, donde tres días antes la salvó Claudio Bravo para sumar un empate ante Colombia. El golero de Manchester City, de hecho, contuvo un remate de Seydouba Soumah en el último suspiro que evitó una vergüenza. Siempre ganar es importante, más si no se lograba desde junio.

El resumen

Arturo Vidal portó la jineta tras las lesiones de Gary Medel y Alexis Sánchez, y suelto en la ofensiva del mediocampo fue uno de los valores chilenos con mejor producción en el José Rico Pérez. César Pinares probó de entrada, y su remate pasó ancho. Pinares luego centró con Erick Pulgar, que conectó el balón y deslizándose le dio al palo. En los veinte minutos Aly Keita le contuvo con sus puños un disparo a Felipe Mora, y Vidal en la insistencia elevó con su zurda, la que seguiría usando durante la jornada.

Ibrahima Conté adelantó a los guineanos de Didier Six que por primera vez concretaban una ocasión. El balonazo largo sorprendió a la zaga sudamericana y Kamso Mara cedió para el futbolista del Beroe búlgaro, que le dio de primera y la ubicó en un rincón de Bravo con su borde interno. Keita sostuvo la ventaja para llevársela a descansar con un buen achique. Fue cuando Vidal enganchó y regateó ante dos marcadores y sacó un tiro de zurda al primer palo.

Había que intentarlo todo. Primero Reinaldo Rueda removió a los titulares en las bandas y le dio 45 minutos a Óscar Opazo y Miiko Albornoz. Además de ganar en profundidad, centralizó a sus delanteros y así pudo dañar por más frentes.

El artículo sigue a continuación

Pinares, siempre activo, volvió a centrar para que Vidal capturara la acción y tocara con Pulgar, que también remató de primera. Keita atajó en el piso y el rebote le quedó a Jean Meneses, que igualó la cuenta con un a ejecución por bajo y junto al palo. Allí empezó la ráfaga que en diez minutos ya había dado vuelta todo el panorama.

Un cambio de frente en el área africana acabó con un juego de toques entre Opazo y Pinares y el lateral de Colo Colo habilitando a Morita, que con una maniobra aérea le cambió el palo a Keita y lo dejó parado sin posibilidad de reacción. Fue el golazo de la jornada sin espacio a dudas.

Vidal percutó un tiro penal de manera perfecta tras una mano evidente e instaló la tranquilidad, aunque Ibrahima Camará -en la segunda chance de gol- descontó luego de un toque atrás de Sory Kaba. Bravo se estiró pero el balazo rasante no encontró oposición. Si ni marcadores llegaron a enredarlo. Bravo aseguró el 3-2 ante Kaba cuando el reloj del maltés Fyodor Zammit estaba por apagarse. Y los siete juegos sin ganar quedaron en el pasado. Allí acabó una guerra de goles entre un grande medio dormido y un africano en crisis que pudo celebrar un par de dianas tras varios meses de sequía.

Comentarios ()